SANA SANA LA CONCHA DE TU HERMANA

Por Mauro A. Fernández (en su muro de Facebook)

PASTILLASEn mi face y en el de ustedes, en la tele, en revistas (sobre todo femeninas), en libros (más que nada del tipo newage) se proponen cosas “sanadoras”. Todo puede (y debe) ser “sanador”: frases, gestos, músicas, libros, películas, lugares, olores, cualquier tipo de movimiento del cuerpo, modos de relacionarse, comidas, piedras y lo que sea. No se trata de mensajes dirigidos a quienes padecen determinadas patologías, son para todos nosotros. Y no es, en la mayoría de los casos, un ejercicio metafórico. Se implica que estamos todos enfermos. ¿Qué será la enfermedad ahora, para este uso? ¿Por qué todos estos mensajes dicen que debemos curarnos de algo? Se trata de una idiotez. Pero como es una idiotez muy extendida y bastante naturalizada, he de pensar en ello, aunque… ¿no será medio enfermo encontrar mensajes que me parecen a priori imbéciles y tratar de entenderlos? ¿Será que no sigo esos consejos sanadores que me siguen a mí? Desde hace miles de años, la gente se desea “salud”, pero esto es otra cosa: hoy te consideran enfermo y te clavan recetas para curarte. Si la enfermedad es impuesta y falsa, también la cura. La retórica publicitaria de la culpa corporal me da remedios sin conocerme. Ejemplos: el face está lleno de canciones que la gente recomienda porque “hacen bien” a la moral o al ánimo, incluso físicamente; hay recuadritos que dicen: dale, repetí repetí repetí esta frase sanadora; hay una reseña de un libro sobre una mujer que “sanó su vida” dedicándose a recuperar a sus hijos secuestrados por un ex marido cheto musulmán; es muy sanador vacacionar en: Merlo, Sierra de la Ventana, un desierto, cualquier lado; es sanadora la literatura, tanto leída como en sus intentos de ejercicio; hay pases mágicos que podés aprender y son sanadores para vos, el prójimo y el ambiente; hay fotos de chicos desnutridos y abandonados que si las mirás bien descubrís que el chico hace un gesto autosanador que además te va a sanar a vos si entendés ese profundo gesto; la política es una enfermedad, los que se dedican a la política son enfermos, éste es un país enfermo, hay que sanear el país dicen los radicales; obviamente, todo tipo de gimnasia es sanadora; el teatro es terapéutico; te tiro energía positiva, nadie sabe qué es pero todos tenemos y podemos enviarla y es curativa porque es positiva; comer verduras o practicar jardinería curan la vida completa, hasta redimen de los pecados; las casas deben ser curadas, hay feng shui y viene con fuentecita. Buena parte del activismo ecológico se sostiene en una distorsión idealizada del criterio de salud: se considera a la Tierra como organismo enfermo, cuyo equilibrio primordial perfectamente saludable y total ha sido para siempre enfermado por la actividad humana. Ni hablar de cuán enfermos nos consideran todos esos semimétodos para vivir, pensar, sonreir, comer, cagar y respirar. ¿Por qué no escuchar una canción o leer un libro o comer algo o hacer yoga porque es placentero, porque nos da conocimiento, vitalidad, alegría? ¿Por qué no son esos los argumentos de venta, en todo caso, y sí lo es tu supuesta y constante enfermedad previa que debe ser reparada por la mercancía?¿Por qué considerar la ética y la política en términos sanitarios y no sociológicos, filosóficos, económicos, políticos? ¿Es que todos ahora compramos estas mentiras porque nos sentimos muy enfermos o un poco enfermos o potencialmente enfermos o metafóricamente enfermos? Ojalá nos agarrara un verdadero y contundente cáncer, eso nos curaría del concepto “holístico” de enfermedad. ¿Será esta estupidez de la cultura burguesa un virus? Lo que se explota en primera instancia, como siempre, es el miedo a la muerte y sus posibles respuestas irracionales. Como vamos a morir, tal vez estemos “enfermos de algo”: aceptar la muerte sin alguna excusa sigue siendo difícil. Antes, las dueñas de la propiedad intelectual de esta propaganda que extorsiona con la muerte eran las grandes religiones. No es que dios haya muerto, pero el pensamiento mágico -antes concentrado- se ha disuelto en la cultura moderna. Sus partículas, antes congregadas, flotan dispersas en cada tontería newage. Una de las consecuencias de esta disolución es que el pecado, antes religiosamente radicado en el alma, pertenece hoy al cuerpo: no es pecado ser malo, es pecado ser feo según ciertos cánones; no es pecado la gula, sí lo es la “disfuncionalidad” de la gordura; no es pecado disfrutar del placer hedónico de las drogas, es pecado enfermarse por ello. De la advertencia moral que amenazaba con el infierno, se ha pasado a la advertencia “médica” que amenaza con las torturas del cuerpo que la enfermedad pueda traer. La naturalización de este discurso parece confirmar y aceptar la intervención de mecanismos de poder sobre el cuerpo, esos que se han estudiado en torno al concepto de biopolítica. Wiki sobre biopolítica: “los agentes con poder se esfuerzan en extraer todos los beneficios posibles: la imagen de un poder-guardabosque que espera al momento adecuado para hacerse con la mejor madera, es sustituida hoy por la de un poder-jardinero que todos los días vigila las plantas y abona, poda, injerta, elimina las malas hierbas, riega y cosecha cada fruto en el espacio y tiempo adecuados”. Junto al disciplinamiento impuesto a los cuerpos (circular o establecerse de maneras determinadas en espacios cada vez más regulados, someterse a controles institucionalizados de salud, ser objeto de infinidad de pequeñas coerciones “saludables”) y como parte de él, hay un discurso de la salud obligatoria que –si los detalles que se observan aquí en los primeros párrafos son representativos- atraviesa el campo cultural. Un aspecto ideológicamente interesante de esta forma de discurso sanador que te hace sentir enfermo para controlarte mejor es que no se presenta exactamente como “mandato”, como sí lo hacía la admonición religiosa en relación al pecado del alma. Se presenta como una alternativa razonable: podés fumar (si no es en lugares públicos) pero con culpa, porque te podés morir. Hay una aparente elección. Zizek compara este mecanismo con el del padre que le dice al hijito “podés elegir si visitás a la abuelita o no, es tu libertad, pero sabés que la abuelita te extraña mucho”. Esta formalización de la elección acotada es claramente asimilable a algunos de los mecanismos actuales de consumo: parece que en el shopping podés elegir, parece que las nuevas iglesias pentecostales te dan la opción de adquirir, ya mismo, al espíritu santo y sus utilidades ¡de sanación!

 

Etiquetado , ,

ALEJANDRO RUBIO (UNA SELECCIÓN)

Leímos la obra completa de Rubio: su poesía reunida en La enfermedad mental y sus textos en prosa (La garchofa esmeralda y el blog Zardoz). Como en el trabajo del genio, tiramos mierda contra la pared: algunas cosas se cayeron, otras quedaron pegadas.

Alejandro-Rubio

“Es conocida la pequeña pieza de Borges sobre un hombre que, meses después de la muerte de Evita, montaba en Chaco o Corrientes el velorio de una muñeca rubia cobrándoles una módica suma a los lugareños, que así presentaban sus respetos a la señora. La conjetura de Borges: Perón y Eva, héroes de una crasa mitología. Eso es lo máximo que alcanzan los antiperonistas en su comprensión del fenómeno: la buena gente ignorante, en busca de trascendencia semirreligiosa, engañada por un siniestro demagogo. Olvidan que el pueblo peronista no es ingenuo ni crédulo, al contrario, es taimado y pícaro, y se identificó con Perón porque vio en él la versión superior de esas cualidades. Menem tenía las mismas virtudes y eso cimentó la popularidad que le permitió convertir el PJ en el ariete de una política históricamente antiperonista, ya que todos los peronistas saben que no existe, no existió nunca, la ideología. El peronismo es el rizoma argentino y por eso los binarios, biunívocos, cuadrados cuadros de la izquierda y la derecha lo denostan por informe y poco riguroso, ‘populista’, dicen, pronunciando con la boquita fruncida esa palabra de puto. Están condenados a una perpetua frustración: sea cual sea el curso que tome el país, el peronismo, en alguno de sus sentidos y en todos a la vez, estará al timón.”

+

“Esta fue la casa de mi padre. Ahora en sus elementos primarios descompuesta. El vacío y los materiales, separados por un hiato que la ausencia de mano humana hace infranqueable. Acá me senté y armé un cigarrillo. ¿Por qué no puede construirse un hogar de humo?”

+

“Me senté al lado de una nena tan linda como las que había dejado atrás, donde seguramente la fiesta continuaba, la charla, la música, y como si fuera un efecto se me presentó mi historia, íntegra y segmento a segmento, con sus hechos destacados, su nulidad y su atmósfera. Sin empatía y sin rechazo la contemplé pensando: esto es lo que me pasó, esto es lo que hice, éste soy yo.”

Sigue leyendo

Etiquetado , ,

NO ME VOY CON NADIE

manoNo me voy con nadie. Si me cruzo ahora en un colectivo (no podría vivir en un lugar sin colectivos de línea), puedo hacer muchísimas cosas, algunas alternativas de freak sexual, pero no me voy, creo.

Ya escribí eso, de en parte cómo no puedo vivir sin los trayectos de línea, y que no podía escribir poemas.

Todo lo demás, incluso lo del Fortex, fue para llenar.

Qué puedo decirte.

También escribí lo otro: lo que tiene que ver con la fiebre. Del estado ambiguo del calor que te hace temblar, de lo necesario que es el lugar de la fiebre, precisamente eso, que es un lugar, adonde uno está y listo.

Pero esto es otra cosa. No es escribir que no puedo escribir poemas. Estoy desorientado. Voy a hablar del monstruo:

“te acordás de eso que había más allá de nosotros, que éramos en parte algo de ese monstruo (uno que se venía transfigurando porque siempre estuvo como “eso”, es eso, lo que siempre estuvo pero nunca la misma forma en dos etapas diferentes), que venía y nos decía, entrábamos a una casa abandonada y encontrábamos (con el pretérito imperfecto de los sueños – aunque todo haya pasado en serio-) una nariz de payaso, de payaso rojo; una vez vimos también un globo ir a contraviento, y un perro duro en medio de la vereda, y marcas que aparecían con ciertas marcas a su vez arriba que decían, que todo se trataba de lo mismo, que siempre fue una misma cosa: “eso”. Bueno, ahora tenía que cambiar, porque en su propia naturaleza estuvo siempre ser la misma cosa y nunca la misma forma. Ahora deberíamos haber crecido supongo. No sé. Pero el monstruo tenía otra cara, eso seguro. Una que se parecía demasiado a la que teníamos nosotros (teníamos la misma cara entre nosotros!!!!!! Nunca nos llamó la atención????? El monstruo tenía nuestra propia cara!!!!!)

Estamos limón. Es eso. Es “eso”. Cuando crecimos todo se redujo a la droga. No creemos más en nada (antes creíamos en los globos a contraviento, en los perros duros, en las narices rojas de payasos sobre el césped verde de una casa abandonada, ahora no). Ahora en un olor de un perfume (un Aqua de Colbert o algo que te hace latir el corazón rápido, en un vértigo profundo, que asusta un poco pero que también te gusta). Ahora es “eso”. Empieza a tener otro color, olor, todo. Llegamos al monstruo, contáme un poco cómo fue la forma de ese último monstruo:

“el monstruo al principio fue un exceso. Fue el olor del Aqua mezclado con el ropi, que tenía un olor anestésico, también de jote, de vino con gaseosa y panga, de correr gente con bates, de sentarnos en un pasillo diminuto siendo jóvenes, y de reírnos del Pitufo hasta que nos tirase un ladrillo haciendo una parábola visible en la luz amarilla, y de pensar que ese ladrillo que venía hasta donde estábamos nosotros era un cartón de vino, y de sorprendernos cuando ese ladrillo tocara el suelo y en vez de explotar en líquido se deshiciera en pedazos de tosca. Pero también fue, y por sobre todas las cosas, un monstruo diurno: esos árboles violeta que formaban como una especie de signo estático en la luz dominical de Florencio Sánchez. Y el monstruo terminó (en realidad esa forma del monstruo) con un par de muertes prematuras. El presagio de mierda también tiene que ver con dos muertes, frescas de hace poco, que conmovieron a la opinión pública local. Muertes de personas jóvenes de nuevo y que yo inevitablemente volví a relacionar con “eso”.

Qué querés que te diga.

Una de las primeras formas del monstruo tiene que ver con el barrio marginal en el que viví la mayor parte del tiempo, con formas que dependen de un período histórico supongo: una campera naranja que llevaba puesta mi mamá, en el frío durante el transcurso que separaba lo que era nuestro dúplex de un teléfono público Entel con forma de huevo. Tiene que ver con una certeza infantil en la conformación de los objetos, en lo que estuvieron ocultando siempre, en un entretejido sólo visible a ojos infantiles. Naranja era también una bolsa de dormir que llevé al campo de Ignacio cuando fuimos con Rodrigo y donde, después de contarles que existía “eso”, Rodrigo inmediatamente vio un payaso a la manera de un Rorschard en los dibujos blancos de esa bolsa de dormir naranja. No quiero ser divergente. Pero había algo monstruoso en ver de cerca los rombos de la circunferencia de un semáforo prendido: el entretejido sólo visible a ojos infantiles.

Soñé con algo que me cubría y no sabía lo que era

Terror absoluto

Bahía Blanca, 2008

Etiquetado ,

30 CITAS

Para un almanaque propio

tiburonesLibra (DeLillo)

“Oyó sirenas y pensó en seguirlas, para aumentar los niveles de adrenalina, pero bruscamente se desinfló y se sintió muy pesimista.”

Libra (DeLillo)

“La celda es el estado básico. Te meten en una habitación y cierran la puerta con llave. Tan simple que resulta genial.”

Libra (DeLillo)

“Sabía que Trotsky había escrito que la revolución no nos saca de la oscura noche del yo aislado.”

Libra (DeLillo)

“Comer en un restaurante de categoría es el mayor logro del hombre occidental.”

Libra (DeLillo)

“Te diré algo acerca de las mujeres: te aman por tus debilidades. Te aman precisamente por tus fallos. Y eso, amigo mío, crea problemas.”

Libra (DeLillo)

“Hachís. Es una palabra interesante, muy interesante. Proviene del árabe. Es el origen de la palabra asesino.”

Libra (DeLillo)

“Lo que te mata es aquello en lo que fijás tu mente, tu obsesión personal y absoluta.”

Libra (DeLillo)

“Todo dato es inocente hasta que le interesa a alguien, momento en que se convierte en información.”

Catulo

“La ociosidad, Catulo, no te conviene; Con ella te excitas y exaltas demasiado; Por ella se perdieron antes tantos reyes y ciudades.”

Laiseca

“Vivir es tirarse en paracaídas desde un avión de guerra sobre territorio enemigo.”

Nizan

“No estoy haciendo literatura. Yo les digo que todos los hombres se aburren.”

Eartha Kitt

‘I’m a dirt person. I trust the dirt. I don’t trust diamonds and gold.’

Hamlet

“Podría estar encerrado en una nuez pero considerarme el rey de un espacio infinito, si no fuera porque tengo pesadillas.”

Baudelaire

El dandy es “el último destello de heroísmo en las decadencias”.

Seinfeld

Cosmo Kramer: – You’re wasting your life.

George Costanza: – I am not. What you call wasting, I call living. I’m living my life.

Burroughs

‘A man can fail many times, but he isn’t a failure until he begins to blame somebody else.’

Cioran

“La gran (y única) originalidad del amor es hacer la felicidad indistinta de la miseria.”

Alejo Carpentier

“La nave y los hombres parecían envueltos en un mismo remordimiento, como si hubiesen blasfemado el Santo Nombre en alguna tempestad.”

Los ríos profundos (Arguedas)

“Yo esperé que apareciera un huayronk´o y le escupiera sangre en la frente, porque estos insectos voladores son mensajeros del demonio o de la maldición de los santos.”

William James

‘Seek out that particular mental attribute which makes you feel most deeply and vitally alive, along with which comes the inner voice which says, ‘This is the real me,’ and when you have found that attitude, follow it.’

Mescalito

“Como la escena de los balazos en aquella película, ¿Alfie? Y también la escena inicial, con ese tipo que entraba en su casa de plástico, vomitando y puteando por las noticias, y entonces sacaba una pistola y disparaba al techo… enloquecido por las noticias y las presiones del ascenso social…”

Homero Simpson

“No ser egoísta es una euforia natural, como escalar o inhalar pegamento.”

Barthes

“La estructura no tiene preferencia por nadie; es, pues, terrible (como una burocracia).”

Baudrillard

“Ni optimismo ni pesimismo: son cualidades morales que no tienen nada que ver con la inmoralidad de la teoría.”

Guillermo Iuso:

“En medio de una placentera diarrea limpiadora me llené de una pregunta: ¿en qué me estoy convirtiendo?”

“Me siento una cortadora de pasto eficaz que viene de frente saltando desorbitada hacia los dueños de casa”

“Detesto: las vacaciones con poca plata sin baño privado”

“Detesto: mi ridícula infancia católica de colegio privado”

“Yo soy un desequilibrado que cree en sí mismo”

“No me rindo ante el fragor disciplinado de mi autoestima deforme”

Etiquetado ,

LA VOZ DE MÁXIMO

Acto de La Cámpora en Argentinos. El gordo habló y mostró que podía.

maximo_kirchner“Hay muchas peleas más por dar [salto hipnótico contra Clarín].

He llegado a una conclusión: no hay apellidos milagrosos, hay proyectos políticos que son proyectos de vida que tienen que ser un proyecto de país que deje de lado el ostracismo a que nos sometieron durante años, mirando con la nuca al pueblo.

Les pido que me ayuden porque me siento como mi hijo cuando le digo ‘dale, caminá’ y uno está aprendiendo a caminar [Recalde atrás, Larroque].

Cuando Néstor llegó yo me acuerdo cuando empezó a caminar: 0.70, 1 puntito en las encuestas. Yo lo veía que iba, que iba. La verdad que, ojalá, uno tenga en su vida el 1% de la voluntad que tuvo él.

A Cristina le han hecho lo que no se animaron a hacerle a ningún presidente de la Nación. Siempre hay que respetar la autonomía de los Kelpers, la autonomía de la justicia de Estados Unidos, pero cuándo van a empezar a respetar la autonomía de un pueblo que está cansado de que lo traten de bobo y que ha hecho un esfuerzo terrible estos años para pagar una deuda contraída con una dictadura militar que se llevó a muchos de los padres de mis compañeros.

El único programa que le conozco a los que critican el gobierno son los programas de televisión. Muchos nos corrían por izquierda, leían a John William Cooke: están con Macri. Han tenido la oportunidad de gobernar y han dejado el país patas arriba, bañado en sangre en sus plazas y todavía ni un solo preso.

A Néstor [los compañeros] no es que lo acompañaron hasta la puerta del cementerio, se metieron adentro y eso no se olvida.

Si realmente este gobierno es tan malo, si no tiene aceptación popular, ¿por qué no compiten con Cristina, le ganan a Cristina y san seacabó? Y nosotros volvemos a la calle a hacer lo que tenemos que hacer, reconstruir la fuerza política para volver a gobernar la Argentina los próximos años. NO LE TENGAN MIEDO A LAS URNAS, sea cual sea el resultado.

Nuestro país tiene una oportunidad única, ha recuperado YPF. Va a alcanzar el autoabastecimiento energético, no el trucho de los 90 que no había trabajo ni industrias, uno con la gente adentro. Los números tienen que cerrar con la gente adentro.

Me acuerdo de un montón de compañeros que hoy no están: Iván, Willy, Chicho, muchos más.

El futuro está ahí, vayamos por él.

Etiquetado , , , ,

AYER VI UNA PELÍCULA

Por Mauro A. Fernández (en su muro de facebook)

scarlethay una chica (scarlet johansen, con toda su boca) que anda por escocia en una camioneta y seduce tipos y los lleva a una casa oscura. ahí ellos tienen la pija parada y se van desvistiendo y se hunden en el piso que es como un aceite negro que se los traga y los deshace en cámara lenta y queda la piel como una flor seca flotando. la peli es así toda como artística, lenta y con encuadres. no es muy buena, es masbién como un corto muy estirado. pero scarlet es extraterrestre y sale sin ropa con esas carnes blancas tan lindas que tiene, y esa boca. la idea es que ella está en el negocio de la carne como samid, y el aceite negro es la comunidad alienígena que digiere a los seducidos. en el medio de la cosa ella como que se humaniza, va a una casa de té a comer torta negra como si quisiera entendernos a los humanos, pero la vomita al toque. y también se levanta a un tipo feísimo todo deforme que no lo puede creer y se pellizca la mano, y a ella le da pena carnearlo y lo deja en bolas en un baldío. después se enamora de un electricista escocés, pero cuando el chabón la puertea ella descubre que tiene concha y se levanta de golpe y agarra un velador y se ilumina la concha para ver qué es; ésta es la escena más grosa. igual mucho no se entiende porque no tiene diálogos casi porque es muy artística. después como está confundida por la escena de la concha se pierde en un bosque y se queda dormida y cuando se despierta el guardaparque le está manosiando las tetas. como a ella no le cabe la onda se pelean y el violador la rajuña y le arranca la piel y ahí se ve que tres centímetros más adentro de sacarlet johansen hay como un senegalés de piedra sin tetas que es de otro mundo pero está en este. el guardaparque abusador se asusta y raja y ella queda sentada en ese bosque de escocia mirando su piel desde afuera (este momento poético e introspectivo nos avisa que ya viene el final). después vuelve el guardaparque y le echa nafta a traición y la prende fuego y ella corre por la nieve como si fuera un senegalés y su antorcha olímpica fundidos en un solo ser. como se ve, todo esto es muy artístico, como si el director fuera una mancha de aceite que se hubiera comido un lars von trier. ella termina virgen, y es así masomenos todo como te digo pero más aburrido. también son un poco graciosos los resúmenes argumentales de internet que dicen que ella es un extraterrestre que secuestra humanos porque en su planeta son comida delicatessen.

Etiquetado , ,

“ESTUVE SIETE HORAS DESAPARECIDO”

Bahiense secuestrado y golpeado por policía de Neuquén

Iba en un colectivo lleno de gente, sintió tres empujones de una mujer policía a quien involuntariamente molestó con su mochila. A partir de ese incidente, Manuel Saratella termina golpeado e incomunicado ilegalmente.

manuel S“A mí en el colectivo me han pisoteado, me han empujado y uno entiende -si está acostumbrado a viajar en el Koko- que esas cosas no son intencionales. A partir de los empujones, la mujer policía me incitó a una pelea mano a mano, me dijo que era un cagón, empezó a abusar de su condición tanto de mujer como de policía. La discusión siguió. En la siguiente parada intento bajarme, me pone el brazo, no me deja bajar, intento bajar por la fuerza y ahí empieza el revuelo. Un policía que estaba vestido de civil me agarra desde atrás, me estrangula, me tira al piso. Ella me empieza a golpear, me pega piñas en las costillas y me esposan. Me tiran por las escaleras. Abajo había dos patrulleros esperando y seis efectivos de la policía que me siguen sometiendo de manera violenta, yo no me estaba resistiendo al arresto. En un momento uno de los policías dice ‘están filmando, están filmando’ y me levantaron y me llevaron hasta el patrullero.

Lo que más me interesa destacar es que no se me tomaron los datos, no se me leyeron mis derechos, no se me permitió llamar a un abogado ni a un familiar, o sea, estuve secuestrado. Cuando empezó todo esto, todo el mundo se fijaba en la golpiza, yo lo que pido es que tengan en cuenta que es mucho más grave, por la historia que tiene nuestro país. Esto se trata de un secuestro, no de una golpiza.

Me llevaron a la comisaría, me pusieron las esposas fuerte, me sacaron mis pertenencias, me metieron en un calabozo oscuro al punto que cuando entraban a verme iluminaban con una linterna, con olor a orina, a heces.

A la hora me sacan, me suben de prepo arriba de un camión y me llevan por un camino oscuro bordeando la barda –para la gente de Neuquén las bardas son como los barrios originales de la ciudad-. Yo ahí pensé un poco lo peor, dije ‘bueno listo, ya sé a qué venimos acá’. La camioneta iba muy rápido, yo tenía que ir sosteniéndome con las piernas para no irme golpeando. Finalmente me llevan a una comisaría, intuyo que era la primera (nunca se me dijo qué comisaría era). Ahí me identifican, me toman los datos. Cuando yo digo que soy docente universitario el trato cambia. Ya me dejan de zarandear, ya no me ponen las esposas. Me vuelven a llevar por ruta –que es el camino que corresponde, porque es el camino directo entre una comisaría y la otra- me llevan a la séptima de Plottier. Ahí vuelvo a insistir con que quiero hacer un llamado, pero no me lo permiten. Esto habrá sido once y media de la noche –mi único referente con el tiempo era el sonido del televisor que estaban escuchando: a la media hora que me vuelven a encerrar se escucha el himno nacional-. Todo empezó a las nueve de la noche y yo terminé saliendo a las cuatro y media de la mañana sin poder avisarle a nadie, estuve siete horas desaparecido. De la comisaría me fui al hospital.

Quiero agradecer que ayer aparecieron dos testigos, que dieron su declaración de que intentaron filmar el suceso pero que la policía no los dejó filmar. Es un acto valiente porque la gente en general le tiene miedo a la policía neuquina.”

Etiquetado , ,

9 CITAS

 

DE SIN RUMBO; CAMBACERES, 1885

camba

[AVISO: REVELAN CUESTIONES CENTRALES DEL ARGUMENTO]

 

1.

“Y en un momento de empalago, de cansancio, de repugnancia profunda, los viajes, la Rusia, el Oriente, la China, el mundo y siempre y en todas partes, bajo formas varias y diversas, el mismo fondo de barro.”

2.

“Media hora después cerraba los ojos sobre estas palabras de Schopenhauer, su maestro predilecto: ‘el fastidio de la noción del tiempo, la distracción la quita; luego, si la vida es tanto más feliz cuanto menos se la siente, lo mejor sería verse uno libre de ella'”

3.

“Abandonado Andrés a su negro pesimismo, minada el alma por la zapa de los grandes demoledores humanos, abismado el espíritu en el glacial y terrible ‘nada’ de las doctrinas nuevas, prestigiadas a sus ojos por el triste caudal de su experiencia, penosamente arrastraba su vida en la soledad y el aislamiento.”

4.

“- Déjense de perder su tiempo en iglesias y en escuelas; es plata tirada a la calle. Dios no es nadie; la ciencia un cáncer para el alma. Saber es sufrir; ignorar, comer, dormir y no pensar, la solución exacta del problema, la única dicha de vivir. En vez de estar pensando en hacer de cada muchacho un hombre, hagan una bestia… No pueden prestar a la humanidad mayor servicio.

Luego, como aligerado del peso de la carga de bilis que acababa de arrojar, impasible sacó el reloj.”

5.

“Buscaba sólo en el favor de las mujeres, de cualquiera mujer, una mera distracción, una tregua, siquiera fuese pasajera, al negro cortejo de sus ideas, al tormento de su obsesión moral.”

 6.

“- El padre de esa criatura soy yo, sépalo usted, sépanlo todos, imbéciles -vociferó Andrés fuera de sí, diciendo a gritos su paternidad, como haciendo alarde de proclamarla a voz en cuello, y como si al desvanecer así las sombras acumuladas en torno de la cuna de su hija, hubiese querido a la vez acallar de un golpe las murmuraciones de los otros, poner una mordaza a aquella chusma.”

7.

“- Aquí tiene a su nena, señor (…) ¿Qué le parece?

(…) Eso era su hijita, aquel paquete informe de carne hinchada, amoratada; la abertura que miraba allí, en el medio, redonda, húmeda, encarnada como la boca de una llaga, era una boca; unos ojos aquellas dos placas turbias, opacas, incoloras, sin expresión ni vida; una voz, un llanto humano, aquel maullido…”

8.

 “Su hija, su Andrea en quien todo lo cifraba, su hija, cuya sola aparición, cuyo solo nacimiento había bastado a revelarle, a él, viejo y descreído, a él cansado de vivir, el secreto de otra vida, de otra existencia desconocida y nueva; esa en la que también se sufre porque el destino es sufrir, pero se hace y se deja sufriendo y se goza dejando.”

9.

“Imperturbable, siguió andando, llegó hasta descolgar de la pared un cuchillo de caza, un objeto de precio, una obra de arte que junto con otras armas antiguas tenía allí en una panoplia.

Volvió, se sentó, se desprendió la ropa, se alzó la falda de la camisa, y tranquilamente, reflexivamente, sin fluctuar, sin pestañear, se abrió la barriga en cruz, de abajo arriba y de un lado a otro, toda…

(…)

- Vida, perra, puta… -rugió Andrés; yo te he de arrancar de cuajo!…

Y recogiéndose las tripas y envolviéndolas en torno de las manos, violentamente, como quien rompe una piola, pegó un tirón.

Un chorro de sangre y de excrementos saltó, le ensució la cara, la ropa, fue a salpicar sobre la cama el cadáver de su hija, mientras él, boqueando, rodaba por el suelo…”

Etiquetado , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 27 seguidores