LA MÚSICA DE OKUPAS

okupas

 

La lista de temas:

 

- Almendra: “Campos Verdes”, “Toma el Tren Hacia el Sur”, “Tema de Pototo”
– Pescado Rabioso: “Mi espíritu se fue”, “Me Gusta ese Tajo”, “La Cereza del Zar”, “Superchería”, “Corto”, “Viajero naciendo”, “Sombra de la Noche Negra”, “Dulce tres nocturno”
– Vox Dei: “Libros Sapienciales” y “Genesis”
– Sumo: “No Tan Distintos (1989)”, “Estallando desde el Océano”,“mañana en el abasto”
– Pappo’s Blues: “El palacio de la montaña en invierno”
– Polifemo: “Oye Dios Que Me Has Dado”
– Los Abuelos de la Nada: “Diana Divaga”
– Los Redonditos de Ricota: “Ji ji ji”
– Manal: “Jugo de tomate frío”, “Porque hoy nací”
– The Rolling Stones: “Play With Fire”, “Paint It, Black”, “Stray Cat Blues”, “Start Me Up”, “Hang Fire”, “Let’s Spend the Night Together”, “Out of Time”, “Mother’s Little Helper”, “My Girl”
– The Beatles: “Hey Bulldog”, “I Me Mine”, “I’ve Got a Feeling”, “Because”, Junk, Norwegian Wood (This Bird Has Flown), come togheter
– The Who: “Magic Bus”, “Pinball Wizard”
– Jimi Hendrix Experience: “Love or Confusion”
 – Mano Negra: “Peligro”
– The doors: “Break on through”

Etiquetado , ,

KIRCHNERISMO SALVAJE

Originalmente publicado en Panamá:

Relatos_salvajes-102488639-large

Por Martín Rodríguez :: @Tintalimon 

Un joven junta a todos los que le dañaron la vida en un avión. Una moza encuentra al hombre que arruinó a su familia. Una riña en una ruta desolada entre dos desconocidos, uno rico, otro pobre. Un ingeniero experto en explosivos observa la implosión de su vida. Un hijo de papá millonario asesina sin querer y huye. Un casamiento de dos chetos en el que corre sangre, porque nadie llega limpio al altar. Seis relatos. Seis historias donde se cobran ofensas. La película Relatos salvajes, de Damián Szifron, es una suma de episodios cerrados, redondos, que no tienen empalme narrativo entre sí. Las historias empiezan y terminan, no son paralelas, no tienen puntos de contacto, y sin embargo algo hace que el film sea compacto, rotundo, sin cabos sueltos.

Ver original 1.910 palabras más

LA GUERRA ES BELLA

“La guerra es bella porque funda la soberanía del hombre sobre la máquina subyugada. La guerra es bella, porque inaugura el sueño de la metalización del cuerpo humano. La guerra es bella, ya que enriquece las praderas florecidas con las orquídeas de fuego de las ametralladoras. La guerra es bella, ya que reúne en una sinfonía los tiroteos, los cañonazos, los altos el fuego, los perfumes y olores de la descomposición. La guerra es bella, ya que crea arquitecturas nuevas como la de los tanques, la de las escuadrillas formadas geométricamente, la de las espirales de humo en las aldeas incendiadas y muchas otras” (Marinetti)

guerra

“La humanidad, que antaño, en Homero, era un objeto de espectáculo para los dioses olímpicos, se ha convertido ahora en espectáculo de sí misma. Su autoalienación ha alcanzado un grado que le permite vivir su propia destrucción como un goce estético de primer orden.” (Walter Benjamin)

Foto: Israel ataca Gaza, julio de 2014.

Video: vía Maxi.

Etiquetado , ,

AQUÍ TODO ESTÁ FLOTANDO (MAX ERNST)

max ernst

///////////////////////////

Ha acontecido el Diluvio.

 

En una atmósfera impregnada de gas

y sustancias enrarecidas

la pequeña arca flota

algo inclinada hacia el oeste.

 

Su chimenea lanza humo

asciende por el pesado espacio

o se hunde en el mar sin fondo

sin áncora, sin fin.

 

Un pez extravagante y ajeno flota fuera del arca.

 

Alguien telegrafía:

Aquí todo está flotando.

 

(Cristina Peri Rossi)

Etiquetado ,

AMOR A LA RAYA DE CAL

BUKOWSKIEmpiezan los años noventa. Estoy con mi familia en un pueblito de la provincia llamado Orense. Tengo seis años. En realidad, estamos viviendo en otro pueblito cercano llamado San Francisco de Bellocq. A pocos kilómetros. Y ahora estamos en Orense porque ahí vive una familia amiga y Argentina juega la final de Italia 90 contra Alemania. Es uno de esos momentos en los que sabemos dónde estábamos mientras estaba pasando. Los detalles quedan grabados. Me acuerdo del amigo de mi papá con los pies en una banqueta. Roberto. Así se llama el amigo de mi papá. Y también está su señora, sus hijas, mi mamá y mi hermana. Todos viendo la final del mundo en ese lugar perdido. Y de pronto lo que todos ya sabemos: el himno; Maradona; un penal que no fue; Brehmen clavando la pelota abajo; Goycochea que no llega, aunque adivina la punta; y Alemania campeón. Entonces con seis años en un pueblo alejado veo llorar a Maradona. Un señor grande que llora por algo que acaba de pasar. Y lo que acaba de pasar es eso: Argentina perdiendo lo más preciado, chupando la fruta sin poder morderla.

Entonces me acuerdo de haber salido a la calle y que el día estaba nublado. Pocas cosas puedo asegurar en mi vida. Una de ellas es que el día en que Argentina perdió la final de Italia 90 en Orense estaba nublado. Me acuerdo de haber visto a un nene que movía en la calle una banderita celeste y blanca. Y que con seis años no terminé de entender ese gesto. Entonces volví a entrar a la casa y le pregunté a mi papá: “¿por qué ese chico está festejando?”. Y mi papá me contestó: “Porque salir segundo también es algo bueno”. Pero me lo dijo con una cara de tristeza que nunca había visto en mis cortos seis años de vida. Entonces fue cuestión de salir de ahí y volver a Bellocq. La ruta, los campos nublados, y la infinita tristeza de una tierra abatida entrando por los ojos.

Esta anécdota responde a una historia personal, pero también al mismo tiempo a un tipo de historia que nos trasciende. Nos ubica en una línea de tiempo donde pasan las cosas, las verdaderamente importantes. Y es un detonante para pensar otras, que se centran en la capacidad de un juego: la  que tiene el fútbol para alterar los estados de ánimo. Es algo que nos dice que ahí atrás hay alguna otra cosa, algo que no llegamos a entender.

Me acuerdo, por ejemplo, de haber visto un Boca-River. En un bar. Un domingo. Clausura o apertura del 99. Me acuerdo de estar yendo al bar con la ansiedad del que va a lo de algún transa a pegar una droga. Llegar, sentarse y esperar a ver los colores: azul, amarillo, rojo, blanco. La pelota empieza a rodar, el partido se juega y penal para River. Abondanzieri expulsado. Entra el pibe Muñoz y Bianchi le grita algo en la cara, con la mirada muy seria, antes de entrar. River mete el gol, pero boca lo gana 2-1 con una mediavuelta de Palermo de afuera del área. Bonano no llega y la pelota se le mete. Y hasta Muñoz tapa un par de mano a mano. Boca gana el partido. La gente sale a la calle a cantar su alegría. Todos saltando, cantando lo mismo, diciendo somos todos una sola gran cosa. Y todo por la arbitrariedad de un resultado. Si Boca perdía, ese día yo me tomaba el colectivo tratando de evitar el centro, para no verlos festejar. Llegaría a mi casa, comería algo temprano y también temprano me acostaría a dormir. Y durante la semana no vería televisión, porque los goles aparecen en cualquier momento y en cualquier canal. Pero Boca había ganado 2-1 y todo estaba bajo control.

En el 98, Argentina dejó afuera a Inglaterra del mundial. A Inglaterra. Empieza el partido y penal para Argentina. Gol de Batistuta. Al rato en cinco minutos dos goles seguidos (me acuerdo uno de Owen), y la sensación de bajar rápido, extremo, y de un solo saque. Pero antes de terminar el primer tiempo aparece Zanetti en una jugada preparada y todo vuelve a estar como al principio. Después se termina el partido, los suplementarios, y entonces vienen los penales. Ese partido lo vi en el centro, en lo que alguna vez fue Chamán. Había algunas sillas y una pantalla gigante. Fui con dos amigos más. Cuando llegaron los penales estábamos duros, con el corazón demasiado rápido. Y esto tampoco me lo olvido: cuando Roa atajó el último penal me abracé con un tipo de seguridad que lloraba de alegría. Nos subimos con un par más al escenario -que no había que tocar- a saltar con el tipo que nos tenía que controlar. Y cuando salimos a la calle a festejar ese triunfo fue cuando sentí de nuevo ese nosotros inclusivo: “Volveremos volveremos, volveremos otra vez…”. Todos cantando lo mismo. “Mirá mirá mirá, sacále una foto…”. El próximo partido de ese mundial lo vi también ahí en Chiclana con los mismos amigos, por una cuestión cabulera. Jugamos contra Holanda. Cuartos de final. Empieza ganando Holanda. Después empata el piojo López. Se está acabando el partido y Holanda tiene un jugador menos. Pienso que lo ganamos en suplementario. Pero entonces Ortega le da un cabezazo a Van der Sad y roja directa. Inmediatamente pelota larga al área argentina. La para Berkamp y el ratón Ayala pasa de largo. Berkamp se acomoda y la clava al ángulo. Sobre la hora. Roa no tiene nada para hacer. Argentina, entonces, afuera del mundial. Salimos en silencio, por ese mismo lugar que días atrás casi destrozamos de alegría. Ahora nadie habla, solamente salir a la calle esperando que el techo se derrumbe de una buena y puta vez. Es temprano. Casi mediodía. Mis amigos no dicen nada. Lo miro a uno y le brillan los ojos, terriblemente. Pero se aguanta. No quiere llorar adelante nuestro. Caminamos dos cuadras en silencio para tomar el colectivo. Se ven las caras de la gente. Es un velorio masivo, por las calles. “¿Y ahora?” pregunta uno de mis amigos. Pasa un colectivo y hace ruido, aturde. Alguien lo tenía que preguntar. “No sé”, le respondo, “no tengo ni idea”. Somos jóvenes. Y así se aprenden estas cosas.

Yo por lo pronto trato de no intelectualizar demasiado. No sé a ciencia cierta qué es lo que produce todos estos estados (se podría decir) de percepción no ordinaria. Es como un extraño y arbitrario chamán. Que se come tu dolor en noventa minutos de juego (se lo come, literalmente, lo mastica, se lo traga, y te renueva), o te vomita encima el de millones de personas que ni si quiera conocés. Todo depende de un resultado. Pero lógicamente también hay otras cosas. Hay también en el fútbol cosas que no están directamente relacionadas con el resultado, que producen diferentes tipos de distorsiones visuales y sensoriales. Un caño, una puteada, una patada fuerte, un taco, una pelota reventando el travesaño. Qué sé yo. Aunque también debo admitir que hay gente que en todo esto no ha sabido (o no ha querido) encontrar nada significativo. Hay gente a la que no le gusta el fútbol. Y existen, son reales. De carne y hueso como uno.

Me acuerdo de estar un verano en Monte Hermoso. Estoy con Martín y en un momento de nuestra estadía también están sus padres, pero en otra casa. Una tarde vamos con Martín hasta la casa en donde estaban parando y entramos un rato. Adentro están los padres de Martín y un matrimonio más. Las dos mujeres en la cocina, el padre de Martín en la pieza, y un señor que no conozco está mirando en televisión un programa sobre autos. En un momento dado, Martín se va al baño y yo me siento a mirar televisión. Es algo entretenido, no me acuerdo bien, sobre un prototipo de auto deportivo. El señor, mientras tanto, me dice alguna cosa, como para hablar de algo; a lo que le respondo alguna otra cosa, como para seguir el diálogo. Todo, al parecer, marcha perfectamente bien. Pero viene la publicidad y entonces me acuerdo de que Boca había jugado la noche anterior contra San Lorenzo por una copa de verano. Las publicidades transcurren, el señor no cambia de canal, y entonces agarro el control remoto y digo “a ver si están los goles”. Lo hago como diciendo “ahora vuelvo a poner acá donde estabas mirando”. Pero este señor me responde “¿qué? ¿ese deporte donde veintidós tipos corren en pantalones cortos atrás de una hernia de cuero?”. Y ahí, entonces, me doy cuenta: este tipo es de esa raza. Raza rara y de insalvables diferencias que aborrece del fútbol. Lo detesta, se lo veo en los ojos. Y pocas veces sintió tanto placer como ahora que me está diciendo esto. Entonces no le respondo más nada. Busco algún canal de deportes y le devuelvo el control.

Podría discutir, esbozar argumentos, pero sería inútil. El tipo ya tiene como cincuenta años y detesta el fútbol. Y además no soy un religioso que quiere que todos piensen como yo. Que se lo pierda. Pero ahora pienso en la frase que me dijo. Pienso. Es una deformación, un poco más ingeniosa (no demasiado), de la más conocida “veintidós boludos corriendo atrás de una pelota”. Y esta frase, pienso, es de las primeras que se dicen a la hora de desprestigiar al fútbol. Y es raro, porque argumentativamente es de lo más débil que he escuchado. Es un recurso literario, aunque a primera vista no lo parezca, del que gustaban mucho lo formalistas rusos. Pero como argumento es muy débil. El recurso se llama Ostraniene y consiste en desautomatizar la visión. Es decir, contar las cosas, cotidianas, de todos los días, como si fueran vistas por primera vez. Este recurso llevado al extremo puede ser genial. Pero si alguien me dice que el fútbol es eso que dicen, como respuesta uno podría seguir todo el día aplicándolo a distintas cosas, y se volvería caduco en un juego argumentativo. Por ejemplo: nadie aceptaría esta explicación del ajedrez: “dos tipos concentrados en un cuadrado repleto de cuadraditos que mueven arbitrariamente unas maderitas talladas”. Sería inaceptable. Y así con otras cosas hasta que el tipo que tenemos enfrente tenga que pensar algo un poco más respetable. Por lo general este tipo de gente piensa que el fútbol es para los idiotas, pero es la visión que ofrecen del fútbol lo que es realmente idiota.

Bukowski dijo alguna vez: “La verdad es que somos monstruosidades. Si pudiéramos vernos, darnos cuenta de lo ridículos que somos, con nuestros intestinos retorcidos por los que se desliza lentamente la mierda, mientras nos miramos a los ojos y decimos ‘Te amo’”. Esta visión de Bukowski es de una sagacidad extrema y una genialidad abrumadora. Y podría ser una de las respuestas que se le podrían formular a la frase “veintidós boludos corriendo atrás de una pelota”. “Está bien” -podríamos decir- “entonces la vida es esto”. Y hasta, a decir verdad, puede que lo sea. Pero nadie la aceptaría. Nadie aceptaría esta visión de Bukowski aunque fuera por el hecho de no llevarse un caño a la boca y conocer qué gusto tienen las balas. Por estas cosas no la aceptarían. Aunque es una gran respuesta, estemos tranquilos: nadie la aceptaría.

Pienso en lo atroz que suena la frase de Bukowski. Y hasta pienso también en que quizá sea yo el que esté enfermo, porque me gusta demasiado el fútbol. Pero no me desvela. “Todo tiene un tinte cómico” dijo Bukowski después de haber dicho lo anterior. Y además todo es absurdo. La vida, me dice Bukowski, tiene algo atroz. Por eso no me desvela mi atracción hacia el fútbol. Es más: se lo agradezco. Le doy gracias al fútbol porque me libera (domingo a domingo como un extraño opio) de esta comedia que es la vida; de semejante atrocidad.

Bahía Blanca, 2004

L.V.

Etiquetado ,

DERRAPÓ GRONDONA: LAS RESPUESTAS EN TWITTER

 Julio Grondona, presidente de la AFA desde 1979, una vez terminado el partido entre Argentina e Irán tildó a Maradona de “mufa”. El genio de su hijo Humbertito lo replicó en Twitter y generó una serie de respuestas. ¿Posiciones divididas? Las pelotas.

Tuit Grondona

Las respuestas:

@HGRONDONAOK Respeto! Seguis robando gracias a El Mas Grande! Diego Armando Maradona

@HGRONDONAOK insisto, si tenes huevos??? Deci quienes son!!

@HGRONDONAOK se fue el sorete de tu viejo?

@HGRONDONAOK Okupa, dejá de comer de la mano de tu viejo. Conseguite un empleo un honesto.

@HGRONDONAOK impresentable comentario. Donde estabas en el 86? Y en el 90? Irrespetuoso, la historia te dice quien sos

@HGRONDONAOK a quién te referís cuando hablas de mufas? Llevamos años bancando al rey del mufa en la presidencia de la AFA!!!

@HGRONDONAOK ¿se murió tu viejo? Al fin, era hora.

@HGRONDONAOK Si no tuvieras ese apellido nefasto, estarías dirigiendo en una sociedad de fomento. Cerrá el orto, inepto.

@HGRONDONAOK te dio todo Diego! Mala leche! Te dio todo amargo! No jugamos a nada! Triste

@HGRONDONAOK: Cuando los mufas se van…” / A la tribuna #FAIL

@HGRONDONAOK andate a la recalcada concha de tu madre, fracasado hijo de recontra mil putas

@arieljudas ===> RT @HGRONDONAOK: Cuando los mufas se van…

@HGRONDONAOK @CarlitosMaidana te gano un mundial el Diego … Impresentable

@HGRONDONAOK: Cuando los mufas se van…” Se van todos menos los Grondona de la AFA. Prefiero mufas antes q delincuentes.

@HGRONDONAOK ojalá te mueras de algo feo y doloroso hijo de puta. Mafioso de mierda.

@HGRONDONAOK: Cuando los mufas se van…” // La concha de tu madre, Grondona. Chorro, mafioso, inepto, hijo de puta. Lacra

@HGRONDONAOK ese es tu análisis? vos sos técnico? mamita que atorrante con suerte que sos….

@HGRONDONAOK lavate la boca, mafioso hijo de re mil puta.

@HGRONDONAOK: Cuando los mufas se van…” // jajaja

@HGRONDONAOK: Cuando los mufas se van…” // mira que sos boludo, eh. Andate de las juveniles y vas a ver como volvemos a ganar títulos

@HGRONDONAOK vos y tu familia tendrían que volver a nacer pero como gusanos. Que criticas boludo, ¿que hicieron utds por Argentina

@HGRONDONAOK decime q se murio tu papa por favor

@PortugalHernan @chipi_wal @HGRONDONAOK seguro q lo que tiene en la mano el mufa es un amuleto no? #GraciasDiego pic.twitter.com/YCMyqEUE1u

@MisticaRoja@FerreyraAPablo@HGRONDONAOK besos!!!! pic.twitter.com/X40SbqOeZk

@HGRONDONAOK prendele una vela al diego maleducado, solo sos un hijo de papá

@HGRONDONAOK Matate boludo.

@HGRONDONAOK El mufa sos vos pelotudo!!!!!!!

@HGRONDONAOK Chorro, si no fuera por el Diego no sos nadie, hijo de una gran puta, desagradecido de mierda.

@HGRONDONAOK como lo debe saber tu viejo lo de mufa no? Le pediste que te de otra selección juvenil o ahora vas a laburar?

@HGRONDONAOK Viva Diego Armando Maradona !!!

@HGRONDONAOK usted es el hijo del delincuente mafioso de Grondona? resulto ser un ladrón como su padre,el gran corrupto del futbol argentino

@HGRONDONAOK Vos y tu padre se mantienen donde están gracias a Diego.. Sos un caradura. Y si querés la seguimos porque me la banco.

@HGRONDONAOK: Cuando los mufas se van…” // papelonero

@HGRONDONAOK todo pasa, menos la lacra de tu viejo

@HGRONDONAOK @verobrunati y pensar que dirigió las juveniles… Vergüenza…

@hgrondonaok a Maradona se la tenes que chupar humbertito

@HGRONDONAOK MUFA? EN Y EN EL 86? CUANDO NOS SACO CAMPEON? Y EN EL 90 ELIMINAMOS A BRASIL, Y LA FINAL? YDESPUES LO CONVOCAN COMO DT? ANDA!!

@HGRONDONAOK OLE , OLE, OLE, OLEEEEE DIEGO, DIEGOOOOOOOO! PARA TODA LA VIDA GRONDONITA!!!! PEDI PERDON NO TE PODES IR DE BOCA ASI… RESPETO

@HGRONDONAOK hijo de puta. Sos el cancer del futbol con tu viejo. Mediocre. Portador de apellido, siempre vas a ser “el hijo de”. Morite YA.

@HGRONDONAOK ojalá tu viejo se muera, mafiosos hijos de puta

@HGRONDONAOK: Cuando los mufas se van…” NE FAS TO ! Igual que el chorro de tu viejo ! El se la gano y gasto x lo q hizo. Vos? Chorro!

@HGRONDONAOK porque vos tenes una gran historia en el fútbol!

Vamos a ganar cuando ustedes dejen la AFA @HGRONDONAOK

RT @HGRONDONAOK: Cuando los mufas se van… / Tú papi y vos, ¿Para cuándo se van?

@HGRONDONAOK NO PODES TENER TAN POCO RESPETO! NO TE EMOCIONÓ EL DIEGO CUANDO TRAJO LA COPA? CUANDO LLORABA EN EL 90? PEDI DISCULPAS LOCO!

@HGRONDONAOK Cuanto falta para que se muera tu viejo y le pierdan el anillo en el orto??

@HGRONDONAOK gracias a Diego somos algo, le dio prestigio a tu viejo, ponete a laburar ñoqui de mierda. La re concha de tu madre

@HGRONDONAOK que ganaste?? Comes gracias a la perpetuación eterna de tu viejo. El apellido Grondona es un cáncer a nuestro futbol

@g3rmi dirige las juveniles

@HGRONDONAOK mufa sos vos desde q dirigiste a rasin

@verobrunati Pekerman debe sentir más vergüenza que cualquiera al ver a este payaso sabiendo que mientras estuvo él fue ejemplo y educación.

@HGRONDONAOK y los ladrones cuando se van de AFA??

. @HGRONDONAOK LE DECIS MUFA AL QUE LE DIO UNA COPA DEL MUNDO A NUESTRO PAIS.. MIENTRAS EL LE HIZO BIEN AL FUTBOL, TU PAPA LO ARRUINO.. HDP

@HGRONDONAOK semejante drapieee q sos !! Caradura ,delincuente y vende patria ! Vos y tu papa…lo digo yo @fantinofantino y todos!

@HGRONDONAOK: Cuando los mufas se van…” // La cara de Grondona hijo >

@HGRONDONAOK: Cuando los mufas se van…” @FerRadio viste esto?

@chueco979 sí, lo vi. Es un viejo puto @HGRONDONAOK

@HGRONDONAOK Gana algo Puto !! Después hablá de Diego, ladrón !!

Etiquetado , , ,

EJERCICIO PRÁCTICO Nº 1: VER A MESSI DESDE EL OTRO LADO

messi es un perro

No podemos dimensionar a Messi porque, siempre, lo estamos viendo desde este lado de las cosas. Después del partido de ayer, el DT iraní dijo que Messi había cavado y cavado hasta terminar llegando al gol. Nosotros, desde nuestra rabiosa centralidad en el asunto, no pudimos ver eso. No sentimos que Messi estuviera cavando nada, sencillamente vimos que sacó un zapatazo de otro partido y fin del cuento. Pero el DT iraní usó esa metáfora, la de un bicho que cava y cava con paciencia hasta encontrar la presa. Y a partir de ahí, en la sobremesa extensa del sábado, nos dimos cuenta que a Messi hay que pensarlo con los ojos del extranjero, es decir, a partir de aquel procedimiento que los formalistas rusos plantearon en el centro de la factura literaria. Y entonces, me retrotraje a la única vez que lo vi a Messi desde el banco contrario, aquel día en que una masa crítica de argentinos lo sufrimos y sentimos que, incluso en su ausencia de gravitación, había un latente estar ahí que era desgastante. Me refiero a la final que jugó el Estudiantes de Verón contra el Barcelona de Guardiola en el Mundial de Clubes del 2009. Más allá de aquel día donde fue rival de un equipo argentino, siempre lo vimos a Messi como la carta robada de Poe, casi invisible por estar tan enfrente de nuestros ojos. Cuando en aquel partido de Estudiantes, llegado el minuto 109 Messi apareció en el área chica poniendo el pecho -y las cámaras se quedaron con su boca abierta gritando el gol en una carrera frenética- dije lo que seguro debe haber dicho el DT iraní cuando lo vio gritar el que hizo sobre la hora en Brazil 2014: “qué hijos de puta, lo tienen a Messi”.

Minuto 4.50: gol de Messi a Estudiantes en la final del Mundial de Clubes 2009

Etiquetado , ,

APUNTES INCOMPLETOS SOBRE CULTURA K

 

Por Mauro A. Fernández

KCuando digo cultura digo ni una cosa ni la otra. Obviamente no la “alta cultura”, y tampoco (o no del todo) la idea de que la cultura es todo lo que los hombres hacemos.

Diría: observo maneras de representación pública en tiempos k que son propias de la época y que son – en parte- sostenidas por estos estados con estos gobiernos en estos años. Y que resultan constantes, y eficientes desde cierto punto de vista. Maneras que tienen una estética y por lo tanto una ideología específica. Y cuento –entre ellas- las que me parecen socialmente más potentes y productivas, no hablo de Víctor Heredia ni de Fuerza Bruta. Enumero rápido y sin detalles ni profundidad.

Es cultura K la expresión pública de Delía, desde siempre. La puesta en escena mediática de la tensión entre clases, llevada un poco más lejitos que lo que propone la voz oficial. Amor y odio contra la siempre burguesa pajereada del periodismo.

Es cultura K Moreno entrando con cámaras de tele a la asamblea de accionistas de Clarín y la forma de comedia de esa intervención, por lejos. Tanto que casi todos lo canales la pasaron con poca edición. Como dijo un amigo, ahí estaba “La gran bestia pop”.

Es cultura K que haya jóvenes y no tanto con ansias de intervención política, más allá de su ubicuidad en el aparato burocrático y del descuido burgués de los sindicatos, asunto bastante cristinista.

Es cultura K lo que los de derecha llaman “grieta”, porque es producto de los lugares un poco más claramente definidos con los que este gobierno-estado ha nombrado (con efectividad en la manera de nombrar) a diferentes grupos sociales: corporaciones, excluídos, etc.

Es cultura K la puesta en escena pública de la discusión sobre los problemas de género y sus derivados. La posibilidad de que esos problemas se discutan con parámetros no liberales está pendiente. Que haya una agrupación llamada “Putos Peronistas de La Matanza” es genial, aunque fuera solo una idea.

Es cultura K que los actores –Suar o no Suar— vuelvan lenta pero explícitamente a lo suyo, a lo que es común al escenario y a la ideología: la religación, lo público, la política.

Es cultura K que se discuta en sí mismo el ejercicio mediático, el estilo, lo que sea. Cuando éramos liberales, la prensa era la institución más creíble en las encuestas.

Es buen producto de la cultura K la muerte del radicalismo y del socialismo amariyo – de larga agonía- como falsa buena conciencia de las clases medias. Hoy todos esos hacen discursos menemistas, hablen de lo que hablen.

Es cultura K que tantos artistas e intelectuales (poetas, muchos) anden concientes de su lugar político e intenten ser consecuentes con él.

Es (algo así como) la búsqueda de pertenencia. Están todos esos pibes haciendo su murga en su barrio. Dudosa palabra ‘pertenencia’, ya lo sé. Pero fíjensé: es su murga y su barrio, y ahí se juntan a ver cómo es su lugar público…

Es cultura K que -luego de decenas y decenas de años- los discursos de los funcionarios hablen de la cosa pública, y no se dediquen perversamente a discurrir sobre los fantasmas demagógicos del deseo (aquellos con los que sueñan los publicistas asesores).

Es la gente en la calle (por más vieja que sea la calle), como este último 25 de mayo.

Hay más, o menos. Ustedes dirán.

Etiquetado , , ,

OSCAR

Dice Oscar Brahim -taxista dedicado a la intervención urbana-: “manejar un taxi es un ejercicio visual”.

Christian Ferrer, avanzado el documental de Sergio Morkin, dice: “No nos sorprendemos con la existencia de la publicidad. La damos por sentada. Oscar, evidentemente, no la da por sentada”.

Etiquetado , , , , ,

New York

Originalmente publicado en Panamá:

Imagen

Por Tomas Borovinsky

New York, New York: capital mundial del capitalismo mundial donde al subte más grande del mundo lo maneja el Estado. Lo maneja el Estado de una ciudad habitada por quienes vinieron a poblar la tierra que supieron inmortalizar el afrancesado de Jim Jarmush, el judío de Woody Allen y el negro ese de Spike Lee. New York está poblada por millones de almas venidas de todos lados: de los cinco continentes y de la propia America (sin acento). No existen los verdaderos neoyorquinos como no existen los madrileños ni los berlineses ni los porteños. Todos somos neoyorquinos en potencia porque todos queremos vivir mejor y tenemos un ancestro que emigró buscando una vida mejor en una tierra inhóspita ¡Hasta los indios vinieron escapando de Asia! Todos somos descendientes de unos terribles muertos de hambre que no dieron más y cruzaron el mar para vivir mejor.

Ver original 889 palabras más

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.