Archivos Mensuales: diciembre 2010

UNA MÁS O MENOS FILOSOFÍA ACTUAL

“Esta es más o menos la filosofía actual: un policía que golpea a un inmigrado en una comisaría, un suceso. Pero este policía tenía problemas psicológicos: eso es un hecho social. ¿Cómo puede la sociedad delegar en individuos humanos, demasiado humanos, a quienes se acaba de descubrir una psicología -los policías- el ejercicio de una violencia legítima? Este es el verdadero  problema (para los periodistas). El inmigrado es golpeado, olvidado, no forma parte de lo social. Lo social comienza con la psicología social, y ésta es siempre la del policía.” (Baudrillard, Cool memories)

Etiquetado , ,

PAPELES (NAVIDEÑOS) DE L.V.

Me acuerdo cuando estábamos en el piso quinto de un edificio del Abasto y abrimos en la pc vieja un archivo de Word que decía solamente “Un hijo de puta. Un hijo de puta puede”. Era uno de los primeros viajes a Buenos Aires, y comimos en restaurantes peruanos de casi solamente gente peruana.

Ahora hace calor. Eso es un dato irrevocable y capaz una de las pocas certezas. La palabra crisis a veces dice muchas cosas, pero otras no expresa prácticamente nada.

La actividad más importante en estos días es, más allá de esperar que termine el año y empiece uno nuevo, la de organizar de alguna manera un viaje mínimamente interesante a algún lugar que no conozca.

Algo como cruzarse con alguien, cuando la navidad sigue siendo oscura, que te pide un trago de tu lata de speed llena de ginebra y toma como si fuera agua porque necesita limpiar no sé qué cosa que dejó unas cuadras atrás, mientras venía caminando con su grupo familiar conformado por otras dos minas y una nena.

La navidad duró 21 horas desde las 00 hs. Caminamos mucho, cuando ya había amanecido por el barrio más caro de la ciudad, en subida como guiados por un sol terrible. Hubo una aparición ahí, un primo no reconocido de @letremas que nos cruzó de buena manera y nos resumió a cada uno en un nombre propio y un apellido de prócer muerto. Posteriormente él iba a quedar resumido en algo así también: un nombre propio repetido y el apellido o nombre de algún indio pampeano también muerto. “El Patagonia es una isla” era su muletilla y por momentos la posibilidad de contraponernos en tanto, a nosotros, como continentales, y también la de volverlo a él una persona inconscientemente política. “De ustedes aprendí mucho” fue una de las últimas cosas que dijo. Capaz porque antes alguno le había dicho que todo es política.

Al mediodía dormí dos horas en unos colchones apilados mientras sonaba en uno de los puntos posibles más altos de la ciudad (la discusión con el primo todavía no reconocido de @letremas giró en gran parte en determinar cuál era ese punto más alto) mientras sonaba, decía, una cumbia muy fuerte de fiesta que sigue en el medio del calor sofocante. Después terminamos en una pileta pública donde por momentos señoras se metieron vestidas.

Hay un guión cinematográfico que es así: en navidad dos tipos de ácido sentados en un bar en dos sillones mientras suena una música electrónica de fondo y amanece, están hablando y mirando por la ventana, y uno le dice al otro que conoce a una mina que tiene una enfermedad terminal y que lo único que hace, postrada, es tomar merca muy buena, y entonces deciden ir a visitarla y el resto de la película transcurre en las habitaciones de esta mujer que acaba de pasar su navidad, y entre confites y  champagne todo deriva  en una charla bastante terrible, con el sol del mediodía entrando, sobre la inminencia de la muerte y la necesidad de agotar la vida como fuera, la energía, la memoria, como decía el francés, “antes de que sea demasiado tarde” a través de ciertos actos como exorcismos (como el de tomar una merca muy buena en una cama que no cambia, que es siempre igual, siempre igual, todo lo mismo).

Sutilmente tendría que haber una diferencia bien marcada en el perfil psicológico de los dos tipos, diferencia que tendría que insinuar el comienzo de un desenlace que activaría justamente la charla con la mina enferma y que debería girar en torno a las formas, ni optimistas ni pesimistas, de agotar la vida; ahí podría haber un punto de tensión. Uno de los dos tipos podría ser un teórico y entonces pensar que esas formas de abjurar la propia inercia no pueden ser leídas en clave moral. Solamente eso. Y un fade que se cierre y diga “Un hijo de puta. Un hijo de puta puede”.

Etiquetado , ,

EMPEZÓ EL VERANO (LA ESTACIÓN DE LOS PERROS APLASTADOS)

“El año social se detiene en el verano. Durante ocho meses del año reinan el frío, lo social, la democracia, los imperativos políticos. Llegado el verano, otro ambiente toma el relevo: el calor, el terrorismo, los accidentes, los récords olímpicos, los perros aplastados, la cultura folklórica, el silencio de los intelectuales. Todos los años es lo mismo. Ni siquiera el rentrée social es ya lo que era. Se acabaron las grandes mareas sociales en el momento de los equinoccios. Sólo un movimiento pendular de un solsticio al otro.” (Baudrillard; en Cool memories)

Etiquetado , ,

20 DE DICIEMBRE: A 9 AÑOS DE LA CAÍDA

En el contexto de la discusión entre reprimir o no la protesta social, se cumplen hoy nueve años de lo que se conoció en la prensa mundial como el “Argentinazo”. Duhalde, por su parte, eligió la fecha para lanzar en Costa Salguero su candidatura a  presidente-2011, con un micrófono de oreja que le permitó desplazarse por el escenario mientras decía, con una imagen inmensa de Eva Duarte de fondo (y con la presencia de  Luis Barrionuevo, Graciela Camaño, Ramón Puerta, el “Momo” Venegas, Martín Redrado, el macrista Cristian Ritondo, el rabino Sergio Berman, Miguel Ángel Toma, Claudia Rucci, Abel Posse, Cecilia Pando, el Beto Alonso y la mamá de Adrián Suar en las primeras filas) frases como esta: “No tengan miedo de hablar de represión, que no es matar a nadie, sino vivir en un país donde el Estado tiene funciones indelegables” (abajo el video).

EL LANZAMIENTO MULTIMEDIA DE DUHALDE EN COSTA SALGUERO, REPRODUCIDO POR TN. UN DUHALDE QUE INTENTA UN TONO DE VOZ MÁS ALTO QUE EL ACOSTUMBRADO Y MUEVE LOS BRAZOS PREMEDITADAMENTE MIENTRAS SUBRAYA LA FACETA REPRESIVA DEL ESTADO, CITA A MANDELA Y A GANDHI, Y SE SECA LA FRENTE CON UN PAÑUELITO. EL MUNDO DE PLATEAS:

Etiquetado , , ,

SOLDATI: EL RECLAMO LEGÍTIMO, LA INVASIÓN ORQUESTADA

 

"Manzana" Santoro al volante del Bora orquestando (izq)

"Manzana" Santoro al volante del Bora orquestando (izq)

Por L.V.

Mientras que el censo operado por el gobierno nacional en el parque Indoamericano dio como resultado que hay unas 13.333 personas que esperan en el predio por una resolución favorable (la adjudicación de un plan de vivienda), toda otra serie de tomas parecerían empezar también  a orquestarse simultáneamente. El club Albariño en Lugano, el edificio abandonado de una fábrica en el conurbano bonaerense, el predio de un frigorífico en Quilmes, e incluso el de la Escuela de Cadetes de la Policía Metropolitana en el Bajo Flores (a unas 15 cuadras del Indoamericano) fueron blanco de los nuevos intentos de usurpación por parte de personas principalmente provenientes de villas  ya conformadas en la Capital.

La posible conformación de estas nuevas villas, por su parte, en predios abandonados (en lugares públicos como el Indoamericano donde el Estado de la ciudad hace años que no destina un solo centavo para obra pública que lo ponga en valor) actúa en la percepción de los vecinos, que activamente intentan desalojar cada asentamiento, como si fuesen surgidas por encanto, mágicamente a partir de un desborde que hay que contener de la manera que sea posible, a los palos o tiros de quienes sean los que vengan a contener ese desborde. Es entendible que una persona de clase media no quiera una villa enfrente de su ventana, ni que su casa se desvalorice, y hasta incluso que no le importe mucho quiénes son los que están a su lado intentando por todos los medios  reprimir esta aparición sorpresiva.  La sensación, salvando las distancias de coyuntura, se parece a lo que la clase media y alta del campo cultural (y político y social) sintió durante los 50 cuando los cabecitas negras empezaron a copar los lugares del centro destinados justamente a dicha clase. Sobre todo ahora, que a la toma del Indoamericano se suman otros tres-cuatro intentos fallidos, y la opinión pública empieza a mostrar la noticia en clave de “invasión”. Se nos están viniendo, se están filtrando por todos lados, y hay que poner coto, cercar y tapar los agujeros por donde pueden filtrarse porque empieza a ser sino todo demasiado tarde. Pero nosotros, que no vivimos ni en Soldati, ni en Lugano, ni en ningún barrio pegado a ninguna toma, al tiempo que podemos entender toda la violencia mal enfocada de los vecinos de esos lugares (que a diferencia de los 50 es ahora también de clase media-baja), tenemos que pensar la solución más allá de la simple desaparición física de un numeroso grupo social que no surgió como por encanto ni mucho menos, sino que es la consecuencia de toda una serie de políticas implementadas (o en realidad de ausencia de políticas) por parte de un Estado, sobre todo porteño, que poco le importa la distribución equitativa de los recursos y los espacios públicos. Y tenemos que ver, para entender un poco más profundamente este reclamo sin dudas legítimo de todas las personas que están ocupando los diferentes predios, eso que los vecinos por su rabiosa centralidad en el conflicto no quieren ni les interesa saber: quiénes son y a quién responden los que no son de los barrios y están con puntas filosas y armas de fuego cargadas en el medio de los enfrentamientos.

 

"Luis", el soldado de Santoro con remera verde

"Luis", el soldado de Santoro con remera verde

Hay patotas. Eso es un dato irrevocable. Cualquiera que tenga mínimamente un poco de percepción política se da cuenta al ver las primeras imágenes por televisión.  “Un hombre joven”, dice Carlos Rodríguez, “de remera verde con la inscripción ACE sobre el pecho, en letras doradas, parecía ser el que daba las órdenes durante el ataque con piedras y palos que unas cuarenta personas desplegaron durante cuarenta minutos contra los ocupantes del club Albariño”. Página/12, a partir de una serie de pruebas fotográficas, demuestra cómo este personaje que dice llamarse Luis, minutos después tiene una charla con el chofer de un Volkswagen Bora gris metalizado, chapa patente FEF-013, el aparente “coordinador” de todo el operativo: Eduardo “Manzana” Santoro, hincha del club Nueva Chicago, y hermano de Miguel Angel “Manzanita” Santoro, barrabrava del club Boca Juniors asesinado de dos balazos a fines de diciembre de 2006 (ver las fotos que ilustran este post). Esta patota, encabezada por el tipo de remera verde y orquestada por Manzana Santoro, es una de las que, con el mismo modus operandi, actuó también en los enfrentamientos alrededor del parque Indoamericano. “A los barras del “Torito” de Mataderos”, sigue Carlos Rodríguez en su nota de Página/12, “se los relaciona, desde antaño, con el actual jefe del Bloque del PRO en la Legislatura porteña, Cristian Ritondo, de filiación peronista y de buena llegada con el ex presidente Eduardo Duhalde y con el ex titular de la SIDE Miguel Angel Toma, a quien se considera su jefe político”. Eduardo Duhalde por su parte, quien en las últimas horas estuvo hablando sobre la faceta represiva del Estado en la Universidad de Harvard, dijo muy claro y sintético “El que está acostumbrado a gobernar sabe que en diciembre hay que estar alerta”. Y no solamente el que está acostumbrado a gobernar pensamos nosotros, también el pueblo tiene que estar alerta. La cercanía de las fiestas, históricamente, es un período proclive al orquestamiento de inestabilidad social. Como decíamos anteriormente, el reclamo de las personas que están ocupando los predios es un reclamo legítimo, y no es contra ellos que nosotros como parte de la sociedad civil tenemos que apuntar nuestros cartuchos (de accionar político y no barrabrava). Tenemos que estar atentos y ver por debajo de un conflicto complejo y de difícil resolución. Preguntarnos quiénes están atrás no solamente de la generación del conflicto (la falta de políticas habitacionales, la falta de políticas sociales) sino también quién está atrás del bardo cuando se vuelve más barroso, a quién beneficia en primera instancia y quiénes son los mayores perjudicados políticamente. Aunque como decía H.A. en el post anterior los más perjudicados sean, más allá de los tires y aflojes de la política, como siempre “las víctimas de la pobreza”.

Etiquetado , , , ,

VILLA SOLDATI: SE PROFUNDIZA EL CONFLICTO

Carlos Capella disparando contra los ocupantes

Por H.A.

La situación de Villa Soldati continúa con un promedio de un muerto por día y el futuro es incierto. No sólo es incierto el destino del Parque Indoamericano, de sus ocupantes y de los vecinos de los alrededores, sino también del escenario político de un nuevo año electoral.

Ante esta incertidumbre, nadie quiere quedarse ni con los muertos ni con el costo público de tomar una decisión que no puede ser menos que antipática ya que no existe una solución que conforme a todos, por lo menos antes de las elecciones.

Desde el Gobierno nacional achacan las culpas a Macri, mientras el Jefe de Gobierno porteño retruca que su Policía Metropolitana, que hace una semana era motivo de orgullo porque aumentaba su personal y zona de influencia, no está preparada para una situación como esta y pide ayuda e invita a Cristina a compartir el costo político del asunto.

En este tire y afloje hay un caso significativo, por la cobertura mediática: Julio Carlos Capella, el hombre que saltó a la fama a partir de una filmación donde se lo ve apuntando con su arma contra los ocupantes del parque en el momento en que se produjeron las primeras muertes.

La tapa de Olé

Desde el momento en que Capella se hizo público y quedó marcado como responsable (haya ejecutado o no los disparos específicos que mataron a Bernardo Salgueiro y a Rosemary Puña) las vinculaciones empezaron a aparecer por todos lados.

En Diario Registrado Julio Capella fue vinculado a la cara visible del PRO por sus marcados nexos con el llamado Mundo Boca. El sospechoso tiene familiares en la institución y, sin dar demasiados detalles, el diario virtual lo califica de ser “uno de los principales punteros políticos del jefe de Gobierno porteño y del Pro en la zona de Lugano”

Página/12, por su parte, profundiza en esta segunda vinculación y afirma que “Capella trabaja en Obsba, la obra social de los empleados municipales, y es parte de la junta electoral de Sutecba, el Sindicato Unico de Trabajadores del Estado porteño”, este  último, muy afín al PRO.

Estas vinculaciones (sumadas a las repercusiones negativas que tuvieron sus primeras declaraciones públicas) obligaron al Gobierno porteño a bajar un cambio y pasar de esto:

Macri pasaba de decir que “parecería que la ciudad de Buenos Aires se tiene que hacer cargo de los países limítrofes y eso es imposible. Todos los días llegan entre 100 y 200 personas nuevas a la ciudad que no sabemos quiénes son, de la mano del narcotráfico y la delincuencia” a desdecirse en su siguiente declaración con un escueto “mis declaraciones fueron claras, somos un país de inmigrantes” a la vez que enumeraba las buenas acciones de su gestión hacia los inmigrantes y los problemas habitacionales.

En la otra vereda, y como era previsible, en el diario Clarín la vinculación de Julio Capella con Macri fue, cuando menos, disimulada haciendo más referencias a sus vínculos con Huracán y con Hinchadas Unidas Argentinas, “una ONG de barras alentada por el dirigente kirchnerista Marcelo Mallo”  que con Boca o el PRO.

Más tendenciosa aún fue la tapa del diario deportivo Olé donde, directamente, define como kirchnerista a la HUA y apenas menciona que es hijo del masajista de Boca, pero sin hacer referencia al pasado en el club del actual Jefe de Gobierno porteño.

En un contexto polarizado del país, donde todos (oficialismo, oposición, jueces) evitan las manchas políticas, quedaron en el medio las víctimas de la pobreza y los problemas de vivienda que, desde hace años, afectan a la Capital Federal.

Etiquetado , , ,