LA DEMOCRACIA, ESCENA SADOMASOQUISTA

Por Mauro Fernández

cc

A diestra y siniestra, se repite que “así es la democracia”. La mayoría decidió que gobiernen ahora en la Argentina representantes del neoliberalismo, de los intereses del capital financiero y las grandes corporaciones, etc. Esto implica -en un amplio y profundo sentido- el violento descenso relativo de la calidad de vida de casi todos, y el beneficio sobrado para los pocos que ya eran dueños de casi todo. Tal elección -dicen casi todos- ha de ser sostenida por el período correspondiente y soportadas sus consecuencias, porque de eso se trata la democracia.

La inteligencia despótica sabe que lo institucional democrático puede ser instrumentado en políticas maquiavélicas, y que es posible evitar -al menos por un tiempo- las posibilidades de autodeterminación de la soberanía popular recordando al pueblo que con su voto habilitó las decisiones del gobierno. Aquí y ahora parece haber personas relativamente razonables que ya acusan el dolor por su propia decisión, y la sostienen pasivamente. Esa pasividad es avalada, incluso, por discursos de la oposición política: dicen que hay que organizarse para ganar las legislativas dentro de dos años y volver a gobernar dentro de cuatro.

“Vamos a volver”, se dice por aquí. “Hay que darle tiempo”, se dice por allá. La noción de alternancia política, que reduce mágicamente la historia a un ritual cíclico, parece estar signada por la estructura narrativa del videojuego: elijo un monito para que haga la tarea por mí y, si no me sirve, hay otros monitos disponibles esperando. Sucede que, fuera de la virtualidad, nadie puede hacer el trabajo por mí. Otro problema es que los avatares virtuales tienen muchas vidas, pero nosotros una sola. Como ya ha machacado la filosofía: “el futuro llegó hace rato, / llegó como vos no lo esperabas”.

¿La democracia se agota en el mero ejercicio del voto y, en el mejor de los casos, en la expresión de disconformidad por las promesas incumplidas? ¿La democracia consiste el elegir libremente en quién delegar completamente el poder público y, por lo tanto, la mismísima libertad? ¿La democracia es tan parecida a una escena del porno sadomasoquista? Es evidente que la democracia, así entendida, no es más que una sinécdoque de la resignación.

No se trata, por supuesto, de meras subjetividades anómicas. Hay condiciones culturales complejas que sostienen la funcionalidad de estas “democracias retrógradas”, cuya aceptación más o menos consensuada ha llevado años. Veamos algunas:

1) Herido gravemente el estado de bienestar, parece apropiado que la política ya no busque la igualdad sino la “igualdad de oportunidades”; se acepta, en lugar de la extensión de derechos igualadores, el derecho a competir. No es casual que los neoliberales estos que tenemos jamás olviden, a propósito de cualquier cosa, dedicar una frase al elogio de la meritocracia.

2) La interminable e instalada excusa de la seguridad para considerar y tratar a cada ciudadano como sospechoso en un estado con leyes en suspenso, el estado de excepción naturalizado por doquier. Tampoco es casual que nuestros disléxicos mandatarios y su eco mediático asusten cada cinco minutos con un imposible “narcoestado” que a todos nos atraviesa y al que hay que controlar a toda costa. En este contexto de “inseguridad” y crisis ficticia, no se trata de prevenir ni conformar reclamos sociales; reprimir los reclamos coincide con la suspensión de la vieja legalidad y corresponde al estado de excepción (Y, por supuesto, evita la posibilidad de la distribución de la riqueza).

3) El consumo voraz del presente en tiempo presente, propio de estas políticas de pretensión ahistórica, tiene su correlato cultural subjetivo: por algo nuestros niños ricos con tristeza promocionan espiritualismos de mercado, antirreligiosos, cortoplacistas y banales como “El arte de vivir”.

Se asocia lo democrático con un ejercicio de las libertades personales y públicas. Pero siempre pueden cuestionarse y profundizarse las condiciones de la libertad, la libertad siempre es condicional. La democracia ha demostrado que es más que lo que era, por lo tanto es esperable que vaya a ser más que lo que es.

Desde hace tiempo se entienden por democracia muchas otras cosas que exceden lo formal de su definición. Se trata de todas aquellas instancias que implican la extensión del poder soberano y sus consecuencias para la libertad de todos y la de cada uno: ampliación de derechos (incluyendo derechos colectivos laborales y económicos), actualización de procesos jurídicos, consideraciones específicas para minorías, mecanismos de participación, el derecho a la educación y la consecuente conciencia de las propias posibilidades de poder.

Aunque es sabido que el capitalismo bien funciona sin democracia, el matrimonio entre capitalismo y democracia formal ha resultado, hasta ahora, exitoso. Tal vez sus relaciones hayan sido sadomasoquistas pero, a su manera, funcionales. Parece sin embargo que las condiciones de la economía hegemónica actual requieren de un sometimiento cada vez mayor de la Sra. Democracia a su esposo el Sr. Capitalismo Financiero. Dicho de otra manera: la profundización democrática parece hoy enemiga del capitalismo. Estiremos la metáfora matrimonial: resulta tentador alentar a la Señora para que se divorcie de una vez de ese hijo de puta.

Se puede entender la democracia como un proceso inacabado que pretende solucionar las inevitables tensiones entre lo individual y lo colectivo, en un equilibrio siempre precario. Pero si, como sucede aquí y allá, la democracia formal no pude canalizar satisfactoriamente los reclamos sociales, habrá que pedir más de la democracia. Un representante demócrata es solamente aquel dispuesto a perder cada vez más poder para que aumente el de sus representados. La democracia es un ejercicio de soberanía, y es soberano aquél que ejerce el poder.

 

Etiquetado , , , ,

A SABER:

la decisión a favor de lo poco
probable,
la discriminación de lo poco probable en el azar
probable del árbol ardiente
realizada por el primer hacedor de fuego,
o la discriminación de lo poco probable
en el azar probable de la caída
de la manzana, hecha por Newton.

Esto es muy preocupante
e inquietante,
porque precisamente
en tal decisión a favor de lo poco
probable en medio de lo muy
probable reside el núcleo
de la creatividad

(Flusser cortado)

Etiquetado , , ,

CRÓNICA DESDE LA ZOMBERA (II)

Por Rosa O´Henry

Con carita de virgos invaden los ministerios y toman notas. Encargan café y espantan los muebles mientras ponen jeta fea por las dudas. Las secretarias dan pasitos apresurados y demuestran orgullo, arrugan papeles viejos y proponen el cambio.
El Sultán de Ritmo mira sonriente a sus lacayos, cobran como negros, ponen cara de rubios y efectivizan órdenes con ahínco. Cada tanto cierran los ojos y se imaginan felicitados por algún carancho que abrió una escuela de meditación.
Una lluvia de lapiceras cae sobre los escribas que redactan resoluciones a rolete en pos de la alegría. Otros prefieren manos en los bolsillos y elijen el dictado desprolijamente mecanografiado por sus bobas facinerosas. La mesa quedo sin levantar y millones de datos avanzan sobre las migas, manchas de vino hay pocas, nadie llenó lo suficiente las copas y no derramaron.
La aurora los puso grandotes y con la tardecita se desinflan. Pero no hay nada como el deber cumplido: todo lo eliminable está en miras de no estar más, las cosas en su lugar, el yogurth en la heladera y los pibes de la esquina en los altos hornos. Sus hermanitas de sol a sol en talleres de costura.
Sí se puede, sí se puede, sí se puede, sí se puede… Sri Sri.

zombera 2

Etiquetado , ,

FIESTA MONSTRUO: OJOS DE VIDEOTAPE

El sábado 12 de diciembre de 2015 organizamos la FIESTA MONSTRUO en los Museos de Arte MBA-MAC, un festival de cortos documentales donde pasamos un pastiche preliminar y el capítulo de tv “Mundo Petróf”. Acá, las dos proyecciones:

  1. El pastiche:

 

2. “Mundo Petróf”

Etiquetado , , ,

CRÓNICA DESDE LA ZOMBERA

Por Rosa O`Henry

Gilda resucitó sólo para vomitar un poco y se enterró rapidito, los fanáticos se conformaron con la chica sobre ruedas. El hombre hizo lo que sabe: bailó. La coreografía muy sucinta y sin despilfarro de talento, acorde a los tiempos que corren o empiezan a correr. La jovencita lo miraba, dicen algunos, con estupor. También hay quienes dicen con admiración, con sorpresa, con incomodidad, orgullo, asco, intriga, sin deseo, etcétera, como siempre hay para todos los gustos. Eso sí, orgullosa en su tarea de sostener la banda (la doblaba como una bufanda) mientras su zombi se movía al ritmo de la aspereza vocal de su otra dama minusválida.
Algunos esperaban millones de zombis copando la plaza pública, no eran tantos pero también cantaban y bailaban con entusiasmo, con amor, con esperanza, todos juntos, sí se puede, sí se puede, sí se puede, sal si puedes…
Te juro que continuará.

zombie pro

Etiquetado , , ,

LA FIESTA DEL MONSTRUO

Notas sobre el primer festival de corto documental de Bahía Blanca (Borges y Bioy también están invitados)

monstruo 2

¿En Bahía Blanca pasan cosas que merecen ser documentadas? ¿Qué cosas pasan en el centro, en los márgenes del entubado, en los barrios, en las salidas a las rutas y sus campos adyacentes o en los alrededores de sus polos productivos? ¿Puede una ciudad que aglomera aproximadamente a 400.000 personas ser tomada como objeto? La primera edición de la FIESTA MONSTRUO (con el apoyo del Fondo Municipal de las Artes) intenta responder estas preguntas, a partir de cortos audiovisuales que abordan, de una u otra manera, el género documental. La FIESTA MONSTRUO, entonces, como un acontecimiento. Pero no en el sentido coloquial de “gran suceso” sino sobre todo como pantalla (no reflejo) de lo que pasa cotidianamente y que suele parecernos insignificante, en sintonía con aquello que dijo un crítico (que se llamó Deleuze) para definir el “acontecimiento”, es decir, “lo que transcurre durante cinco minutos”, que de tan estar ahí nos compone y va construyendo nuestra propia idiosincracia.

La FIESTA MONSTRUO va a tener lugar en los Museos de Arte (MBA-MAC) el 12 de diciembre. La recepción es a las 17 hs con música en vinilo a cargo de Juani Bilbao. A las 18 hs en el SUM se proyecta un pastiche audiovisual con material de 10 artistas locales: entre otras cosas, una secuencia de planos interpela a una señora que -parece ser- quemó a un perro con agua hirviendo; gente en una marcha masiva se queja de los que gobiernan; un toro caído no se puede dar vuelta en el medio de un campo; un pibe discute con la concesión de un comedor universitario por la lógica de su funcionamiento. 18.30 hs hay un receso donde Juani sigue pasando música y alguien ofrece limonada con un tentempié para pasar el rato. A las 19 hs se proyecta el capítulo de televisión documental “Mundo Petróf” (2015), la captura de una cosmovisión que funde arte y política y que surge de un método constructivo basado en la reutilización de desechos. “Al agua sucia hay que ir -dice Petróf- a la mugre”. Desde Bahía Blanca y a través del filtro de una percepción alucinada efectivamente podemos pensar lo cotidiano: las formas productivas, los medios masivos, la belleza, el deporte, el pasado, las posibilidades de vida, la realidad del país y del mundo. En este apartado cabe otra pregunta: ¿puede la lógica barroca y sobresaturada de un gimnasio construido con chatarra en la primera calle de 11 de abril transformar, aunque sea por un día, la de las paredes ascépticas del MAC? 19.30 hs el mismo Petróf va a recitar un poema escrito para la ocasión, el único poema que escribió en su vida y va a quedar un espacio de “micrófono abierto” donde quien quiera va a poder manifestar lo que fuere. A las 20 hs la fiesta cierra con música de “Los galgos”, una performance de las “Yaga Plush”, algo para comer y vino (blanco y tinto).

monstruo 1/////////////////////////////////////////

En su sentido etimológico, “monstruo” significa “mostrar espectacularmente”. Pero en un sentido extendido hace referencia a la creación de un espacio que vaya por canales alternativos a los del circuito comercial. Nos interesa generar una zona donde puedan circular, de manera no competitiva, aquellas rarezas que no tienen lugar en otros lados: el “idiota” (ahora sí etimológicamente, como lo que es único en su género), el freak, en definitiva, el monstruo.

Etiquetado , , , ,

CONTRAPUNTO A FLUSSER

Lo “palpable” no en los escombros sino en la materialidad de una pantalla. Milton Läufer y el atentado a la AMIA:

“Yo vivía a media cuadra de la AMIA y estaba ahí cuando explotó. Fue durante las vacaciones de invierno de la secundaria y me había quedado toda la noche leyendo. A eso de las ocho de la mañana me fumé un porro y me fui a dormir escuchando “Shine On You Crazy Diamond”. No había nadie de mi familia en la casa, sólo la mujer que limpiaba, Soledad. Cuando empezaba el arpegio de guitarra, hubo algo que no se podría llamar un ruido, fue una presión particular, como si el espacio se hubiera contraído de golpe. La luz se cortó por un segundo. Cuando volví a escuchar sonidos, había un helicóptero sobrevolando y Soledad, que es peruana, llegó gritando “¡nos bombardean, papacito, nos bombardean!”, porque estaba muy marcada por los atentados de Sendero Luminoso. Salí al balcón y sólo había polvo, no se veía nada. A los pocos minutos alguien pedía frazadas por la calle a los que mirábamos por las ventanas o balcones (es el día de hoy que no entiendo bien por qué) y yo junté todas las frazadas de la casa y fui departamento por departamento pidiendo. Nadie sabía qué pasaba, la policía ni siquiera coordinaba las acciones (el que iba dando instrucciones fue un tipo que de casualidad tenía un megáfono), durante horas se pensó que había sido un escape de gas, ni sabíamos si teníamos que evacuar la zona porque se podía dar otra explosión. A pesar de haber estado casi nueve horas ahí y de haber sido testigo de cosas que deberían ser fuertes, recién sentí algo cuando a la noche me fui a lo de mi viejo y vi en la televisión cómo una losa del techo se caía y mataba a varios bomberos. Sólo cuando vi la escena en una pantalla lo que pasaba se volvió real.”

54ec436795388

Etiquetado , , , ,

HISTORIA DEL GALLEGO

El gallego (70) una vez estaba en el café de Sportiva y en la mesa de al lado se sentaron dos minas. Me lo contó ayer en el gimnasio. Una le dijo a la otra: “¿vos qué preferís: garchar o masturbarte?” Y la otra le respondió: “garchar, porque conocés gente”.

tumblr_nhy0h9huns1qa55foo1_500

Etiquetado , , , ,

ESTOY PARADA AL FINAL DE LA COLA

white brite

Por J.C.

La pañalera. Así se llama el mercado de elementos de limpieza, higiene y perfumería en donde se puede encontrar todo a un precio más accesible que en el resto de los locales de limpieza, higiene y perfumería. Los vecinos podremos disfrutar de sus bondades hasta que su fama trascienda los límites barriales y se convide a los demás ciudadanos cuidadosos de la economía familiar, por el momento desinformados. Por tratarse de un jueves a la noche, había bastante gente. Mi perro ninja me espera impaciente del otro lado de la puerta principal, mientras la chica que se encarga del buen funcionamiento del lugar me asesora en la materia Maquillaje para ojos, Capítulo 1: Delineador y rímel. Como el pan, la leche y el azúcar, Mayvill New york también ha decidido declararse en estado de crisis y aumentar sus precios escandalizando a consumidores que como yo, de trabajo fijo, sueldo promedio y un padre que paga el alquiler, podemos darnos ciertos lujos. Me decido en la compra, que ronda los cien pesos, por lo que debo dejar el pote de crema intensiva de recuperación de cabello dañado y conformarme con el shampoo y enjuage que ahora lucen miserables. La chica que amablemente me atiende deja los elementos de pequeño tamaño en la caja, esperando ser cobrados junto al resto de la compra. Es una mujer de tamaño reducido, tez blanca tirando a tiza, cara normal y cuerpo normal. Nada es exagerado ni escaso en ella. Me habla con amabilidad y mi espera e indecisión no parece haberla molestado, todo lo contrario, es amable por naturaleza. Es una buena empleada, y desde que voy a La pañalera siempre está presente. Usa joggins sueltos de algodón y zapatillas grises de correr, discretas. En la parte superior un buzo o camperita canguro. Trabaja en un local que se preocupa por el estado estético de las cosas, pero ella no repara en lo más mínimo en estos asuntos. No huele a nada. Es suave, y al mismo tiempo vivaz. Pienso que si fuera el hombre para ella la trataría con cariño y la haría reír por las mañanas antes de ir a trabajar. Quizá la esperaría para dormir la siesta juntos, prepararía la cama con sábanas limpias lavadas con un jabón para la ropa inoloro en un lavarropas silencioso mientras escuchamos LU2 en la mesada de la cocina.

Sé que a este lugar debo venir con un límite de dinero en el bolsillo, todo se me presenta tentador: el jabón líquido de miel y almendras, el líquido para el piso de limón, pino o lavanda, polvo y enjuague para la ropa de esencias florales, perfumes varios, papel higiénico con patitas de perro, cremas para la cara, crema para el cuerpo, crema para manos y uñas; es un supermercado para la vista, todo huele todo vende, dan ganas de comérselo todo. Podría poner la crema de almendras sobre un budín de vainilla. Así es que estoy parada al final de la cola: hay una sola caja y para ser jueves a la noche hay bastante gente. Ninja, mi falso perro dálmata educado en la libertad de no llevar consigo ni collar ni correa al andar, me espera impaciente en la puerta principal del local. Otras veces se ha portado de manera obscena aprovechando cualquier huequito entre la puerta y una persona al salir o al entrar, lanzándose hacia dentro como si se tratara de La caza de la perdiz de oro. Porque ninja si viviera en el campo cazaría perdices o liebres, las cocinaríamos al fuego y no sentiríamos culpa de que sean tan lindas y tan muertas reposando en nuestros estómagos. Espera a que salga, y espera bien. La chica amable siente simpatía por el perro y controla que no se mande, cosa que no ha intentado hacer hasta el momento; lo pude comprobar. Un hombre con changuito de bebé, de la mano de un niño de aproximadamente tres años entra al local para al instante salir y comunicar que volverá al día siguiente, cuando haya menos gente.

La chica de la caja también está desde siempre, al igual que el chico de pelo castaño que cumple la misma función que la chica amable, y que a veces, supongo los días sábado, ocupa la caja B. Lo que los diferencia es el status casi imperceptible pero real que ocupa cada uno. Por una llamada telefónica que realiza la cajera a su padre, para informarse sobre el stock de pañales para adultos, confirmo que se trata de la dueña o la hija del dueño, por lo tanto socia activa del negocio y con derecho a manejar el detector de código de barras, el dinero que va de la mano del cliente a la caja registradora y a embarazarse antes que el resto del staff; luce una incipiente pero notoria panza de embarazada. Lo noté ni bien me puse a hacer la cola que lleva todas las miradas inevitablemente hacia ella, radiante sentada sobre una silla de escritorio bordeaux frente a una pantalla de caja grande que registra continuamente los productos adquiridos de lunes a viernes de 9 a 13 y de 16 a 20 hs, sábado abierto solamente de mañana. Ella también es amable, pero de otra manera. Carga con la responsabilidad del tiempo de los otros. Depende de ella cuánto tiempo más pase esperando que intercambiemos sus bienes de consumo por mi dinero. Quizá debería pagarme por la espera. Sonríe cuando una clienta le pregunta, supongo que por enécima vez en el día, el estado de su embarazo, y si sabe el sexo del ser humano venidero a lo que la mujer exclama con orgullo, como si el mundo entero lo hubiese preguntado: “Es un varón”. Como si eso lo eximiera de terminar trabajando entre pañales y geles de exfoliación facial. La mujer amable, al instante en que la dueña exclama el veredicto sexual, emite un gesto inmanejable en su rostro. Ese rostro dulce, blanquecino tirando a tiza, de boca proporcionada, nariz proporcionada, ojos proporcionados y cabello tirado hacia atrás atado en colita.

Etiquetado , ,

EL JUEGO DE LA TELEVISIÓN

Un brasilero en San Pablo, avanzada la noche, mira un partido de fútbol por televisión que se está jugando en Tokio, entre jugadores de Porto Alegre y alemanes de Hamburgo. Este brasilero se entusiasmó mucho cuando el equipo de Porto Alegre hizo un gol en tiempo suplementario. “En vez de calcular el largo de las sombras, proyectadas por los jugadores, a fin de constatar cómo la tv sincroniza, la noche paulista con la mañana japonesa, y el verano brasileño con el invierno japonés”, el brasilero deja que el programa lo entusiasme: esto es, que se le pegue un poco el entusiasmo de los jugadores. Pero como sabe que hay otros elementos implicados además de los jugadores, cuando termina la transmisión, sale de su casa para tocar las flores del jardín. Para aferrarse, en sus propios términos, a algo “palpable”.

Los jugadores sabían que estaban siendo filmados, y que sus familias y amigos los iban a ver en Porto Alegre. En parte, esto los entusiasmó.También sabían que con las imágenes del partido iban a hacer una película, para pasar en los cines brasileros, alemanes y del resto del mundo. En parte, esto también los entusiasmó.

Capaz los jugadores nunca hayan estado en Tokio. Y lo que se vio fuera apenas una cinta montada. Capaz los jugadores hayan hecho un gol en el programa brasileño y los alemanes uno en el de Hamburgo. Capaz el gol haya sido brasileño en los dos programas, y mientras los brasileños vieran una historia de victoria, los alemanes, de acuerdo a una ideología arcaica diferente, hayan disfrutado una historia de derrota.

El juego, en apariencia el fútbol, capaz sea en realidad el juego de la televisión.Y los jugadores no otra cosa sino sus piezas. Y los operadores, a su vez, otras piezas, en el metajuego de los programas de la televisión del mundo.

maxresdefault***

(pedazos de Vilém Flusser, por momentos casi textual y por momentos no)

Etiquetado , , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 49 seguidores