UN VIAJE

Por José Manuel Linares

12966251_1765287113705241_856934565_nVan pasando los días uno tras otro y pocas veces aparecen esos que por alguna razón quedan alojados en tu cabeza bajo el rótulo “recuerdo”. Hay momentos de cuando sos más chico: esos días de arrancar la escuela, el colegio, o cuando empezaron tus vacaciones y te fuiste a algún lado. Son momentos básicos que casi todo el mundo archiva. El viaje de egresados a Bariloche cuando terminás el secundario es uno de los que componen el ABC de la memoria del estudiante promedio. Nosotros nos fuimos en verano, éramos unos genios, no había nieve pero igual te cagabas de frío. Las mismas excursiones pero sin el incómodo encanto blanco. Era más barato, eso sí. Los viajes programados por empresas que exprimen los bolsillitos inexpertos de los adolescentes dividen diez días en tres partes: excursiones berretas, boliches gigantes y paseos de compras de cositas de madera y remeras que dicen BariloCHE.

Una de esas tardes, la segunda o la tercera, en un momento muerto después del citytour en un colectivito, con un grupo de amigos decidimos hacer un paseo de reconocimiento por nuestra cuenta. Terminamos adentro de un local con repisas de troncos partidos al medio donde vendían gnomos, tuqueras, llamadores de ángeles, bandejas para picadas, licores de sauco y diferentes productos regionales elaborados en Quilmes pero con etiquetas autóctonas. Lo de siempre. Todo estaba a la venta, no solo los objetos sino el mobiliario, todo a lo que se le podía poner un precio.

Colgando de un perchero fabricado con el nudo de una araucaria había un radiograbador hecho de madera clarita, rectangular, con los bordes agudos y apliques de acero pulido, como si fuera antiguo pero con detalles modernos y sobrios. Me cautivó. Corrí hasta el vendedor (creo que era el dueño) y me dijo que salía $140. Grande fue mi sorpresa por el precio tan bajo. En ese mismo instante, en coordinación perfecta escuché que una vendedora decía que las tablas de madera costaban $600. Me sorprendí por la diferencia. Giré mi cuerpo para ver las tablas de madera y vi mi cara en un espejo: quedé helado, me asusté como nunca en mi vida. El espejo me mostraba con 30 años, y es verdad, tengo 30 años, es 2016 y esa es mi edad. Las preguntas empezaron a invadirme. ¿Qué hago de viaje de egresados con 30 años? ¿A nadie le sorprende? ¿En qué momento me pusieron todos estos años?

Confundido salí en busca de respuestas. Miré al vendedor y le pregunté qué año era. Me respondió“2004”. Su respuesta tenía coherencia porque es el año en el que egresé. Una señora escuchó mi absurda pregunta y también hizo su aporte: “es 2008”. No pude soportar la confusión, frenéticamente seguí consultando lo mismo y obtuve respuestas distintas: 2016, 2001, 2003, 2011. Tenía pánico ¿Cómo podía ser que todos viviéramos al mismo tiempo en años diferentes, con detalles de realidad distintos pero perfectamente calculados para que nadie lo note? “No sé, es así”, me dijo un conocido que me llevó de nuevo hasta donde nos alojábamos. Entré al lugar, ahí estabaMartín durmiendo, tapado hasta la cabeza; lo desperté de un salto. También tenía 30. ¿Cómo durmió 12 años sin despertarse? Cerré los ojos para imaginarlo, los abrí, no había nadie, el que dormía era yo.

Llegué tarde al trabajo.

Etiquetado , ,

“EL AMOR & EL ESPANTO” NO RENUNCIA

El 11 de abril se llevó a cabo el festejo por el aniversario de Bahía Blanca, a puertas cerradas. La plaza estaba vallada, Vidal ni siquiera la pisó. La llevaron en una combi hasta el hall de la municipalidad donde intentó dar un discurso de cinco minutos. Fue interrumpida por una chica que le reclamó sensibilidad social. Le dijo que su gobierno está por pagarle a los buitres con el hambre de la gente. Vidal habló de democracia sin prestarle el micrófono y el público/funcionario la aplaudió. Terminó con sus cinco minutos y salió disparada. La llevaba Biondini con una mano en la espalda. Las cruzamos cuando bajamos las escaleras y vimos en la gobernadora cara de espanto. Afuera se escuchaban las bombas de estruendo de las diferentes protestas: UOCRA, ATE, auxiliares docentes, CTA, CGT. Cuando con Gay pudieron escaparse (se fueron al polo petroquímico) se desarrolló el evento en la plaza Rivadavia: estatuas vivientes, danzas neo-gauchescas, el pibe que era cartonero y ahora es un teen-star, todo para un público absolutamente reducido: funcionarios, periodistas, militares y allegados al PRO. La gente: afuera.

1

2

valla

3

4

Sin embargo, la agrupación “El amor & el espanto” calladamente fue filtrándose y logró un acto de repudio a las políticas educativas y sociales del frente Cambiemos. Lograron montar una carpa amarilla (que pasó por PRO mientras esperaban para hacer la intervención) y después del discurso de Vidal desplegaron sus banners donde se pudieron leer los dichos nefastos de la última vicepresidenta del Consejo Escolar. Perdriel, así se llama, ante la queja por unas partidas de leche en mal estado que llegaron a jardines y escuelas había dicho que “El que tiene hambre come cualquier cosa”. Todos los integrantes de “El amor & el espanto” llevaban una remera con la cara de Perdriel y la palabra “RENUNCIÓ”. Atrás la consigna que promovían desde su evento en Facebook: “LECHE EN MAL ESTADO, ESTADO CON MALA LECHE”. Sacaron una olla popular y con una garrafa hicieron una chocolatada. Se la sirvieron al público/funcionario en unos vasos que tenían datos del ajuste que el gobierno de Macri viene llevando a cabo y repartieron folletos explicando que Perdriel es Cambiemos y que Cambiemos (más allá de la renuncia) es Perdriel.

5

6

8

carpa

Este es el volante que repartió el grupo “El amor & el espanto” junto con la chocolatada:

PALABRAS PODRIDAS
(esto es el PRO, esto es CAMBIEMOS)

Bahía Blanca, 11 de abril 2016

Adriana Perdriel, vicepresidenta del Consejo Escolar de Bahía Blanca y funcionaria del PRO, ante unas partidas de leche en mal estado que llegaron a jardines y escuelas declaró que “El que tiene hambre de verdad come cualquier cosa”. La frase, que deja a la vista su estatura ideológica, se corresponde con otras del mismo tenor como “Los hijos de los delincuentes van a seguir siendo delincuentes, porque lo tienen en los genes.”
Desde el colectivo político El amor & el espanto reclamamos su renuncia, que se hizo efectiva. De todas maneras, proponemos pensar la matriz que atraviesa su espacio político y que hace que alguien así haya ocupado un cargo tan sensible en materia social. Más allá de lo despreciable de la declaración, la anécdota se inscribe en un marco más profundo, en el que el Frente Cambiemos está llevando a cabo un recorte temerario en el cupo de los comedores escolares, descontando sueldos a 65 mil auxiliares docentes, estableciendo decretos que permiten la flexibilización laboral, reprimiendo la protesta salarial de la mano del titular de la Dirección de Escuelas de la provincia Alejandro Finocchiario, entre otros aspectos que se resienten con el recorte presupuestario, como el edilicio y la infraestructura.
En ese sentido, nos preguntamos ¿qué perspectiva de desarrollo social y educativo hay para la ciudad? ¿Hasta dónde llega el ajuste dispuesto por el gobierno provincial y nacional? ¿Qué grado de cinismo es este que manda a comer “cualquier cosa” a los chicos más pobres mientras transfieren recursos de los sectores más vulnerables a los más concentrados?
Una cosa grave es que haya leche en mal estado y otra más terrible aún es que haya un Estado mala leche.

El amor & el espanto. Cultura bahiense contra el neoliberalismo

Acá un video:

Etiquetado , , , , ,

LUJO/BASURA (ARTE CONCRETO)

Campos de Augusto – 1999:

lixo-de-augusto-de-camposAugusto de Campos – 1965:

lixo-de-augusto-de-campos2

Etiquetado , , , , ,

LA DEMOCRACIA, ESCENA SADOMASOQUISTA

Por Mauro Fernández

cc

A diestra y siniestra, se repite que “así es la democracia”. La mayoría decidió que gobiernen ahora en la Argentina representantes del neoliberalismo, de los intereses del capital financiero y las grandes corporaciones, etc. Esto implica -en un amplio y profundo sentido- el violento descenso relativo de la calidad de vida de casi todos, y el beneficio sobrado para los pocos que ya eran dueños de casi todo. Tal elección -dicen casi todos- ha de ser sostenida por el período correspondiente y soportadas sus consecuencias, porque de eso se trata la democracia.

La inteligencia despótica sabe que lo institucional democrático puede ser instrumentado en políticas maquiavélicas, y que es posible evitar -al menos por un tiempo- las posibilidades de autodeterminación de la soberanía popular recordando al pueblo que con su voto habilitó las decisiones del gobierno. Aquí y ahora parece haber personas relativamente razonables que ya acusan el dolor por su propia decisión, y la sostienen pasivamente. Esa pasividad es avalada, incluso, por discursos de la oposición política: dicen que hay que organizarse para ganar las legislativas dentro de dos años y volver a gobernar dentro de cuatro.

“Vamos a volver”, se dice por aquí. “Hay que darle tiempo”, se dice por allá. La noción de alternancia política, que reduce mágicamente la historia a un ritual cíclico, parece estar signada por la estructura narrativa del videojuego: elijo un monito para que haga la tarea por mí y, si no me sirve, hay otros monitos disponibles esperando. Sucede que, fuera de la virtualidad, nadie puede hacer el trabajo por mí. Otro problema es que los avatares virtuales tienen muchas vidas, pero nosotros una sola. Como ya ha machacado la filosofía: “el futuro llegó hace rato, / llegó como vos no lo esperabas”.

¿La democracia se agota en el mero ejercicio del voto y, en el mejor de los casos, en la expresión de disconformidad por las promesas incumplidas? ¿La democracia consiste el elegir libremente en quién delegar completamente el poder público y, por lo tanto, la mismísima libertad? ¿La democracia es tan parecida a una escena del porno sadomasoquista? Es evidente que la democracia, así entendida, no es más que una sinécdoque de la resignación.

No se trata, por supuesto, de meras subjetividades anómicas. Hay condiciones culturales complejas que sostienen la funcionalidad de estas “democracias retrógradas”, cuya aceptación más o menos consensuada ha llevado años. Veamos algunas:

1) Herido gravemente el estado de bienestar, parece apropiado que la política ya no busque la igualdad sino la “igualdad de oportunidades”; se acepta, en lugar de la extensión de derechos igualadores, el derecho a competir. No es casual que los neoliberales estos que tenemos jamás olviden, a propósito de cualquier cosa, dedicar una frase al elogio de la meritocracia.

2) La interminable e instalada excusa de la seguridad para considerar y tratar a cada ciudadano como sospechoso en un estado con leyes en suspenso, el estado de excepción naturalizado por doquier. Tampoco es casual que nuestros disléxicos mandatarios y su eco mediático asusten cada cinco minutos con un imposible “narcoestado” que a todos nos atraviesa y al que hay que controlar a toda costa. En este contexto de “inseguridad” y crisis ficticia, no se trata de prevenir ni conformar reclamos sociales; reprimir los reclamos coincide con la suspensión de la vieja legalidad y corresponde al estado de excepción (Y, por supuesto, evita la posibilidad de la distribución de la riqueza).

3) El consumo voraz del presente en tiempo presente, propio de estas políticas de pretensión ahistórica, tiene su correlato cultural subjetivo: por algo nuestros niños ricos con tristeza promocionan espiritualismos de mercado, antirreligiosos, cortoplacistas y banales como “El arte de vivir”.

Se asocia lo democrático con un ejercicio de las libertades personales y públicas. Pero siempre pueden cuestionarse y profundizarse las condiciones de la libertad, la libertad siempre es condicional. La democracia ha demostrado que es más que lo que era, por lo tanto es esperable que vaya a ser más que lo que es.

Desde hace tiempo se entienden por democracia muchas otras cosas que exceden lo formal de su definición. Se trata de todas aquellas instancias que implican la extensión del poder soberano y sus consecuencias para la libertad de todos y la de cada uno: ampliación de derechos (incluyendo derechos colectivos laborales y económicos), actualización de procesos jurídicos, consideraciones específicas para minorías, mecanismos de participación, el derecho a la educación y la consecuente conciencia de las propias posibilidades de poder.

Aunque es sabido que el capitalismo bien funciona sin democracia, el matrimonio entre capitalismo y democracia formal ha resultado, hasta ahora, exitoso. Tal vez sus relaciones hayan sido sadomasoquistas pero, a su manera, funcionales. Parece sin embargo que las condiciones de la economía hegemónica actual requieren de un sometimiento cada vez mayor de la Sra. Democracia a su esposo el Sr. Capitalismo Financiero. Dicho de otra manera: la profundización democrática parece hoy enemiga del capitalismo. Estiremos la metáfora matrimonial: resulta tentador alentar a la Señora para que se divorcie de una vez de ese hijo de puta.

Se puede entender la democracia como un proceso inacabado que pretende solucionar las inevitables tensiones entre lo individual y lo colectivo, en un equilibrio siempre precario. Pero si, como sucede aquí y allá, la democracia formal no pude canalizar satisfactoriamente los reclamos sociales, habrá que pedir más de la democracia. Un representante demócrata es solamente aquel dispuesto a perder cada vez más poder para que aumente el de sus representados. La democracia es un ejercicio de soberanía, y es soberano aquél que ejerce el poder.

 

Etiquetado , , , ,

A SABER:

la decisión a favor de lo poco
probable,
la discriminación de lo poco probable en el azar
probable del árbol ardiente
realizada por el primer hacedor de fuego,
o la discriminación de lo poco probable
en el azar probable de la caída
de la manzana, hecha por Newton.

Esto es muy preocupante
e inquietante,
porque precisamente
en tal decisión a favor de lo poco
probable en medio de lo muy
probable reside el núcleo
de la creatividad

(Flusser cortado)

Etiquetado , , ,

CRÓNICA DESDE LA ZOMBERA (II)

Por Rosa O´Henry

Con carita de virgos invaden los ministerios y toman notas. Encargan café y espantan los muebles mientras ponen jeta fea por las dudas. Las secretarias dan pasitos apresurados y demuestran orgullo, arrugan papeles viejos y proponen el cambio.
El Sultán de Ritmo mira sonriente a sus lacayos, cobran como negros, ponen cara de rubios y efectivizan órdenes con ahínco. Cada tanto cierran los ojos y se imaginan felicitados por algún carancho que abrió una escuela de meditación.
Una lluvia de lapiceras cae sobre los escribas que redactan resoluciones a rolete en pos de la alegría. Otros prefieren manos en los bolsillos y elijen el dictado desprolijamente mecanografiado por sus bobas facinerosas. La mesa quedo sin levantar y millones de datos avanzan sobre las migas, manchas de vino hay pocas, nadie llenó lo suficiente las copas y no derramaron.
La aurora los puso grandotes y con la tardecita se desinflan. Pero no hay nada como el deber cumplido: todo lo eliminable está en miras de no estar más, las cosas en su lugar, el yogurth en la heladera y los pibes de la esquina en los altos hornos. Sus hermanitas de sol a sol en talleres de costura.
Sí se puede, sí se puede, sí se puede, sí se puede… Sri Sri.

zombera 2

Etiquetado , ,

FIESTA MONSTRUO: OJOS DE VIDEOTAPE

El sábado 12 de diciembre de 2015 organizamos la FIESTA MONSTRUO en los Museos de Arte MBA-MAC, un festival de cortos documentales donde pasamos un pastiche preliminar y el capítulo de tv “Mundo Petróf”. Acá, las dos proyecciones:

  1. El pastiche:

 

2. “Mundo Petróf”

Etiquetado , , ,

CRÓNICA DESDE LA ZOMBERA

Por Rosa O`Henry

Gilda resucitó sólo para vomitar un poco y se enterró rapidito, los fanáticos se conformaron con la chica sobre ruedas. El hombre hizo lo que sabe: bailó. La coreografía muy sucinta y sin despilfarro de talento, acorde a los tiempos que corren o empiezan a correr. La jovencita lo miraba, dicen algunos, con estupor. También hay quienes dicen con admiración, con sorpresa, con incomodidad, orgullo, asco, intriga, sin deseo, etcétera, como siempre hay para todos los gustos. Eso sí, orgullosa en su tarea de sostener la banda (la doblaba como una bufanda) mientras su zombi se movía al ritmo de la aspereza vocal de su otra dama minusválida.
Algunos esperaban millones de zombis copando la plaza pública, no eran tantos pero también cantaban y bailaban con entusiasmo, con amor, con esperanza, todos juntos, sí se puede, sí se puede, sí se puede, sal si puedes…
Te juro que continuará.

zombie pro

Etiquetado , , ,

LA FIESTA DEL MONSTRUO

Notas sobre el primer festival de corto documental de Bahía Blanca (Borges y Bioy también están invitados)

monstruo 2

¿En Bahía Blanca pasan cosas que merecen ser documentadas? ¿Qué cosas pasan en el centro, en los márgenes del entubado, en los barrios, en las salidas a las rutas y sus campos adyacentes o en los alrededores de sus polos productivos? ¿Puede una ciudad que aglomera aproximadamente a 400.000 personas ser tomada como objeto? La primera edición de la FIESTA MONSTRUO (con el apoyo del Fondo Municipal de las Artes) intenta responder estas preguntas, a partir de cortos audiovisuales que abordan, de una u otra manera, el género documental. La FIESTA MONSTRUO, entonces, como un acontecimiento. Pero no en el sentido coloquial de “gran suceso” sino sobre todo como pantalla (no reflejo) de lo que pasa cotidianamente y que suele parecernos insignificante, en sintonía con aquello que dijo un crítico (que se llamó Deleuze) para definir el “acontecimiento”, es decir, “lo que transcurre durante cinco minutos”, que de tan estar ahí nos compone y va construyendo nuestra propia idiosincracia.

La FIESTA MONSTRUO va a tener lugar en los Museos de Arte (MBA-MAC) el 12 de diciembre. La recepción es a las 17 hs con música en vinilo a cargo de Juani Bilbao. A las 18 hs en el SUM se proyecta un pastiche audiovisual con material de 10 artistas locales: entre otras cosas, una secuencia de planos interpela a una señora que -parece ser- quemó a un perro con agua hirviendo; gente en una marcha masiva se queja de los que gobiernan; un toro caído no se puede dar vuelta en el medio de un campo; un pibe discute con la concesión de un comedor universitario por la lógica de su funcionamiento. 18.30 hs hay un receso donde Juani sigue pasando música y alguien ofrece limonada con un tentempié para pasar el rato. A las 19 hs se proyecta el capítulo de televisión documental “Mundo Petróf” (2015), la captura de una cosmovisión que funde arte y política y que surge de un método constructivo basado en la reutilización de desechos. “Al agua sucia hay que ir -dice Petróf- a la mugre”. Desde Bahía Blanca y a través del filtro de una percepción alucinada efectivamente podemos pensar lo cotidiano: las formas productivas, los medios masivos, la belleza, el deporte, el pasado, las posibilidades de vida, la realidad del país y del mundo. En este apartado cabe otra pregunta: ¿puede la lógica barroca y sobresaturada de un gimnasio construido con chatarra en la primera calle de 11 de abril transformar, aunque sea por un día, la de las paredes ascépticas del MAC? 19.30 hs el mismo Petróf va a recitar un poema escrito para la ocasión, el único poema que escribió en su vida y va a quedar un espacio de “micrófono abierto” donde quien quiera va a poder manifestar lo que fuere. A las 20 hs la fiesta cierra con música de “Los galgos”, una performance de las “Yaga Plush”, algo para comer y vino (blanco y tinto).

monstruo 1/////////////////////////////////////////

En su sentido etimológico, “monstruo” significa “mostrar espectacularmente”. Pero en un sentido extendido hace referencia a la creación de un espacio que vaya por canales alternativos a los del circuito comercial. Nos interesa generar una zona donde puedan circular, de manera no competitiva, aquellas rarezas que no tienen lugar en otros lados: el “idiota” (ahora sí etimológicamente, como lo que es único en su género), el freak, en definitiva, el monstruo.

Etiquetado , , , ,

CONTRAPUNTO A FLUSSER

Lo “palpable” no en los escombros sino en la materialidad de una pantalla. Milton Läufer y el atentado a la AMIA:

“Yo vivía a media cuadra de la AMIA y estaba ahí cuando explotó. Fue durante las vacaciones de invierno de la secundaria y me había quedado toda la noche leyendo. A eso de las ocho de la mañana me fumé un porro y me fui a dormir escuchando “Shine On You Crazy Diamond”. No había nadie de mi familia en la casa, sólo la mujer que limpiaba, Soledad. Cuando empezaba el arpegio de guitarra, hubo algo que no se podría llamar un ruido, fue una presión particular, como si el espacio se hubiera contraído de golpe. La luz se cortó por un segundo. Cuando volví a escuchar sonidos, había un helicóptero sobrevolando y Soledad, que es peruana, llegó gritando “¡nos bombardean, papacito, nos bombardean!”, porque estaba muy marcada por los atentados de Sendero Luminoso. Salí al balcón y sólo había polvo, no se veía nada. A los pocos minutos alguien pedía frazadas por la calle a los que mirábamos por las ventanas o balcones (es el día de hoy que no entiendo bien por qué) y yo junté todas las frazadas de la casa y fui departamento por departamento pidiendo. Nadie sabía qué pasaba, la policía ni siquiera coordinaba las acciones (el que iba dando instrucciones fue un tipo que de casualidad tenía un megáfono), durante horas se pensó que había sido un escape de gas, ni sabíamos si teníamos que evacuar la zona porque se podía dar otra explosión. A pesar de haber estado casi nueve horas ahí y de haber sido testigo de cosas que deberían ser fuertes, recién sentí algo cuando a la noche me fui a lo de mi viejo y vi en la televisión cómo una losa del techo se caía y mataba a varios bomberos. Sólo cuando vi la escena en una pantalla lo que pasaba se volvió real.”

54ec436795388

Etiquetado , , , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 49 seguidores