Archivos Mensuales: septiembre 2008

Yo soy el hombre

El monstruo de la fecha fue el colombiano Jairo Castillo. Le metió 3 al peor Boca de los últimos tiempos y es obvia  figura de la cancha por lo que debe estar rondando los 26 puntos.

Otro que anduvo bien (en un partido con 3 rojas y 8 amarillas) fue Leandro Somoza. El volante de Vélez que la mete seguido para su posición le hizo dos a Banfield. Para el taladro reapareció Barrales y Nicolás Bertolo hizo otro gol (dato curioso: sólo hace goles de local)

Con los arqueros se vienen repitiendo las historias: Caranta (Boca) y Ojeda (River) reflejan los pésimos pasares de sus equipos. Otra vez Assman volvió a atajar muy bien pero no pudo mantener la valla invicta. Cosa que si hicieron el cuestionado pero efectivo Carlos Bossio (Lanús), Sebastián Peratta ayudado por una de las mejores defensas del campeonato (Newells), Daniel Islas, otro invicto habitué (Tigre) y el puntero del campeonato Agustín Orión (San Lorenzo)

En el duelo de supercaros, Buonanotte metió un gol y a Román le sacaron amarilla.

En el duelo de supercaros, Buonanotte metió un gol y a Román le sacaron amarilla.

En la cancha de River pasaron un par de cosas curiosas. Fue la primera vez que un jugador mete un gol en contra y uno a favor: Facundo Quiroga metió una chilena a lo Francescoli pero en su propio arco. En el segundo tiempo, empató el partido y salvó el honor. También se dio el debut en la red en la Edición Liyo del pibito Buonanotte que se ve que andaba necesitando comer un poco de banco de suplentes para activar.

Demostrando su efectividad, la revelación de Tigre Martín Morel, el amargo granate José Sand, el cuervo pitu Barrientos, el leproso Rolando Schiavi y el volante sabalero Alejandro Capurro metieron buenos puntajes y siguen sumando para ser parte del equipo ideal.

Si todavía no te anotaste en la Edición Liyo, fiajte cómo hacerlo acá.

Etiquetado , , , ,

Si no alcanzaba una sorpresa, llegaron Seis.

Luego de un comienzo de torneo bastante austero, el Seis de Marcos Falkenstein tuvo su fecha de gloria. Con 75 puntazos, se ubicó primero en un podio semanal completado por el debutante en la Edición Liyo Deportivo La Vitícola de Nicolás Jarque y el siempre presente Los Gatoreit de Rodrigo Martínez, ambos con 72.

Otro dato curioso de la cuarta fecha fue la baja producción de puntos de los primeros puestos. La gran mayoría de estos equipos bajó su promedio de puntos lo que le permitió al Club Atlético Verdurita de Andrés Chenaut subir del puesto 11 al cuarto lugar. Otro equipo que aprovechó para meterse en el podio de la general fue Democratización de los medios de Hernán Piker que se ubicó tercero, a sólo 6 puntos del escolta Deportivo Cachuso de Adriana Fiant.

Para los amantes de las estadísticas, Liyo sigue sumando cositas. A partir de esta semana, los equipos de la Edición Liyo podrán ver cómo quedaron en relación a la fecha pasada.

Etiquetado , , , , ,

Belleza americana

A partir de 1906 hasta 1934 Eugene de Salignac sacó más de veinte mil fotos a la ciudad de Nueva York, como fotógrafo exclusivo del Departamento de Puentes y Estructuras durante uno de los períodos de mayor crecimiento urbano. Retrató la insipiente y nueva infraestructura moderna: puentes, edificios municipales, subtes. Meticuloso al extremo, Eugene dejó cinco manuscritos obsesivos que identifican cada negativo por el lugar y la fecha. Muchas de sus copias añejas sobreviven en los archivos municipales de la ciudad (la mayor parte todavía en sus álbumes originales). En esta obsesión por retratar las estructuras modernas de Nueva York (su arquitectura y las personas que la construyeron), el Puente de Brooklyn fue una fuente continua de inspiración.

El 22 de septiembre de 1914 Eugene fotografió a un grupo de pintores mientras trabajaban en los entramados inferiores del Puente. Dos semanas más tarde, después de haber revelado esa foto, volvió y dispuso a los trabajadores a lo largo de la red de cables como si fueran notas en una escala musical. Esta imagen (planificada, como se ve en las caras relajadas de los pintores) es una de las más icónicas del trabajo de Salignac.

(La foto está disponible para la compra en la Aperture Foundation)

Etiquetado , , , ,

EL TESTIMONIO DE QUE LO QUE VEO HA SIDO

Cuando uno escucha hablar a Víctor Bugge nota dos cosas: que es un tipo como cualquier otro (con calle sobre todo), por un lado; y que es una de las personas que mejor resumió eso de estar en el lugar y momento justo cuando había que estarlo. Víctor Bugge es, desde 1978 (con todo lo que esto implica) fotógrafo presidencial, y tiene sorprendentemente una mirada que dista mucho de ser la oficial. Fotógrafo de cama adentro (ésto es: adentro de la Casa de Gobierno), conoce como ninguno los pliegues ocultos del poder, y tiene historias presidenciales que son sencillamente imperdibles.

Fotos a esta altura paradigmáticas, las de Bugge mezclan la cuestión periodística (desde una posición de privilegio) y la artística de una manera casi natural. Una de estas primeras fotos fue de cobacho, a Videla mientras miraba por el ventanal de su oficina en Balcarce 50, esperando la llegada de un mandatario, y fue la que hizo que Bugge decidiera quedarse en la Casa de Gobierno, porque ahí se abría de repente ante sus ojos todo un abanico de posibilidades, sobre todo creativas. “Cuando hice esa foto”, dice Bugge, “fallé varias veces. No quería molestarlo. Me costó, y, al tercer intento, lo logré. Al revelarla, me emocioné. No creo que le hubiese gustado enterarse de que alguien lo estaba mirando. Esperé a que pasaran todos los dictadores que tuvieron que pasar para publicarla. No fue algo premeditado. Tampoco la encontré antes. La guardé junto con otras, como aquellas de las madres de desaparecidos alrededor de la Plaza de Mayo. Cuando quise recuperarlas, me falló la memoria y la prolijidad. No sabía dónde las había metido. Estaban todas en la caja de un par de zapatos que había comprado unos años antes, junto al colchón donde duermo las ‘guardias’ en Casa de Gobierno”.

Bugge, más allá de la actitud de cada presidente para con la cámara, tiene plena libertad para trabajar, algo que en un primer momento no pensaríamos si tenemos en cuenta que es el encargado de generar las imágenes oficiales de los gobiernos de turno. Y este dato, esta libertad en términos creativos, es la razón principal de que Bugge siga desde hace tanto tiempo trabajando en la Casa Rosada. Con el advenimiento de la democracia lo que cambió fue sobre todo su ámbito de trabajo: apareció la gente en los pasillos de la Casa de Gobierno, pasillos que durante el denominado Proceso Militar estaban vacíos. Y con cada presidente que pasó (inclusive los vertiginosos que estuvieron después de los cacerolazos en diciembre del 2001) Bugge vivió momentos muy distintos.

El primero en aparecer fue Alfonsín, alguien que según Bugge entendía muy bien la relación con la cámara. Y de esta etapa Bugge se acuerda de una de las pocas fotos que no fue: “El peor momento de Alfonsín fue el levantamiento de Semana Santa. Cuando el Presidente decide ir a Campo de Mayo, por las mías encaré y me subí al helicóptero. Los dos únicos civiles éramos Alfonsín y yo. Me acuerdo que fue un momento de una tensión terrible. No me olvido más. Al llegar, uno de los edecanes me dice: ‘No sé si salimos de acá’. Después llegamos a la sala donde estaba el General a cargo del Regimiento y había muchos ‘fierros’. Llegó Aldo Rico muy excitado y el que ahora es jefe de la Casa Militar, Julio Hang, le pide que se tranquilice para hablar con el Presidente que lo esperaba. Rico decide desarmarse y entra a hablar con Alfonsín. Esa fue la foto que no hice. No sé qué me pasó, me quedé. No me animé porque sentí que podía romper una situación y complicar más las cosas”.

Y si con Alfonsín llegó la gente a los pasillos de la Casa Rosada, con Menem, en términos fotográficos, iba a llegar el color: “Lo que pasa es que diez años es mucho tiempo y, eso, añadido a que era un generador de imágenes, explosiona. Personalmente, creo que era un tipo al que no le preocupaba la presencia del fotógrafo. Es más, le gustaba”. “Con Menem había que hacer de todo. Ahí pasé a hacer lo que yo quería cuando tenía 20 años: fotógrafo de moda, fútbol, tenis, golf. Menem era un generador continuo de imágenes”. Este contraste, el de las idiosincrasias presidenciales de Alfonsín y de Menem, Bugge lo describe en términos visuales: “Alfonsín era un tipo de traje gris o azul, casi siempre con sus mismos zapatos; Menem estrenó un traje amarillo para recibir a los Rolling Stones mientras Jagger se vino de empleado público. Lo había asesorado Ramón Hernández. Cuando apareció Jagger, Menem, canchero, le dijo ‘Hola Nick’, en vez de Mick. Pero todo bien: los muchachos se comieron toda la pizza y se tomaron todo el champagne. Los tipos invadieron Olivos y Menem peló los Cohiba que le mandaba Fidel Castro. Estaban ahí todos fumando. Fue una fiesta bien Stones. La gente decía que era el quinto Stones”. Pero durante el gobierno de Menem no todo iba a ser en colores. Incluso en esta vorágine del derroche y la diversión extraprotocolar iba a ver lugar para el blanco y negro: “Cuando se firma el indulto a los comandantes, es una de las pocas fotos en las que aparece fumando. La expresión es muy dramática. Fue un día muy especial. Menem no fumaba muchos cigarrillos. Lo hacía de vez en cuando, y en momentos especiales. Y generalmente los pedía porque nunca los tenía a mano. Sin duda ése fue el faso del indulto. Representaba un estado de ánimo.”

De la Rúa, a diferencia de Alfonsín y Menem, necesitó un tiempo para entender su presencia, entendimiento que no obstante con el tiempo iba a producirse: “Pasé a De la Rúa”, dice Bugge, “es decir que de un partido de rugby pasé a uno de ajedrez. Al segundo día me llamó, se sentó en el sillón de Rivadavia, me miró a los ojos y me dijo: ‘Cómo se envejece acá adentro…'” “¿Por qué, presidente? -le pregunté-“. “Porque estoy viendo cómo entró Alfonsín y cómo se fue”, me contestó. “A partir de este momento”, me dijo, “vamos a hacer una foto por año para ver qué me pasa a mí”. No tuve tiempo, la segunda foto fue cuando se iba del despacho y la última fue en la terraza, con el helicóptero”. “El día del helicóptero corro a la terraza”, dice Bugge precisamente por esta segunda foto, “y uno de los jefes de seguridad no me deja pasar. Yo quería subirme y viajar con De la Rúa, aunque sea en una hélice. Lo curioso es que al otro día vuelve a la Casa Rosada para irse por la puerta y que no parezca una huida. Pero la imagen del helicóptero ya había salido en todos los diarios del mundo. ¿Qué hizo ese día que volvió? Se puso a firmar fotos. Ahí sobre la mesa tenía la carta de renuncia, las fotos que estaba firmando y un papelito con los nombres de las personas a las que le tenía que dedicar su retrato. Increíble.”

La mirada de Bugge hacia los presidentes es la de un fotógrafo. Son en mayor medida imágenes las que reflejan a los presidentes en las historias de Bugge. Con los Kirchner (los presidentes pasan y Víctore Bugge sigue teniendo una cama adentro de la Casa Rosada) también hizo su trabajo: “En un viaje en Tucumán (con Néstor Kirchner) hicimos 18 kilómetros y lo único que veíamos era hambre, miseria, casa de cartón, olores terribles, perros, armas, chicos descalzos, sin dientes. Kirchner quedó conmovido. Él es un tipo que va en un auto a toda velocidad. Esa es la imagen. Parece estar todo el tiempo contenido y cuando ve gente, descarga. Se tira adentro de la gente sin medir nada.”

Esta permanencia constante por más de 30 años al lado del mayor poder de la república lo posiciona en un lugar impensado por él mismo cuando empezó con su trabajo. Cuando visita España con un nuevo jefe de Gobierno, el Rey Juan Carlos lo saluda con un ‘¿qué tal Víctor?’, cosa que sorprende hasta a los propios políticos argentinos. Charly García lo llamó una vez y le dijo “vos sos el fotógrafo del Poder y en Argentina el Poder soy yo”. Bugge tiene una serie de 300 fotos de Charly.

Haciendo click acá una serie más completa (no del todo: hay fotos paradigmáticas que no están) de la obra de Bugge.

Etiquetado , , , , , , ,

Ya dejó de ser sorpresa

En la Bombonera y contra uno de los arqueros más seguros del Gran DT, el volante de Tigre, Martín Morel fue , otra vez, el monstruo de la fecha con 22 puntos. Su tiro de media distancia complica y nadie en Boca se preocupó por marcarlo demasiado ¿Podrá repetir otro partido arriba de los 20 puntos contra Gimnasia de Jujuy donde seguro le van poner marca personal?

Cerca del volante de Tigre estuvo lavandina Bergessio que tiene esa costumbre loca de pasar desapercibido o jugar un partidazo. Para los que le pusieron un pleno, se llevaron 21 puntitos. En contraste, el regular y goleador Adrián González erró un penal y se comió una amarilla y dejó su puntaje en cero.

Siguiendo con la mediocridad que llevan desde hace un tiempo, Boca y River fallaron hasta en sus arqueros que eran los que le daban cierta onda. Caranta y Ojeda sumaron un punto cada uno. Las superestrellas Riquelme, Palacio y Buonanotte siguen por debajo de los 5 puntos y la falta de gol de sus delanteros preocupa.

Por suerte hay ofertas de delanteros, a los que ya cumplieron como Bergessio, Sand y Núñez, en esta fecha muchos delanteros superaron los diez puntos: Leguizamón y el siempre complicado de poner Facundo Sava de Arsenal, el económico Arraya de Gimnasia de Jujuy, el gordo y llamativo Fabbiani, el racinguista de 500.000 pesos Sánchez Sotelo y Gustavo Ibáñez de uno de los equipos más regulares del campeonato San Martín de Tucumán.

San Lorenzo (Orión), Lanús (el cuestionado Bossio), Huracán (Limia) y Newell´s (Peratta) fueron los únicos equipos con la valla invicta.

Etiquetado , , , , ,

Para arriba como corcho de Gatoreit

La Edición Liyo tiene un líder indiscutido. Los Gatoreit de Rodrigo Martínez no sólo ganó la fecha con 77 puntos, sino que, gracias a sus 232 puntos, ya le sacó 21 al segundo. Este habitué del podio comparte esta semana los primeros puestos  con Denzel Washington (74) de Andrés Farías y Club Atlético Verdurita (73) de Andrés Chenaut.

Otro dato importante de esta fecha es que actualizamos los puntos de los equipos que se anotaron más tarde en la Edición Liyo. Esto hizo que aparecieran más arriba en la tabla equipos que peleaban abajo la fecha anterior como el Ruscu´s (que ahora va tercero con 207 puntos) y el Millie team (noveno con 188). La aclaración vale más que nada porque en la tabla de la página del Gran DT, estos equipos figuran sin que se les computen los puntos de la primera fecha.

Completando el podio en la tabla general, se ubica el Deportivo Cachuso de Adriana Fiant en segundo lugar con 211. Este equipo y Los Gatoreit son los únicos que superan los 70 puntos de promedio por fecha (nueva estadística de la Edición Liyo)

Hoy empieza la cuarta fecha del Gran DT – Edición Liyo. Para los que no tengan cable, no se olviden que en la internet está todo.

Etiquetado , , , , ,

¿Leonel Nuñez o Martín Morel?

Leonel Núñez, todavia en Argentinos

Leonel Núñez, todavía en Argentinos

Sin la puntuación oficial de Clarín, el monstruo de la fecha todavía no está definido. Los candidatos son dos: el delantero de Independiente Leonel Núñez y el volante de Tigre Martín Morel (que entró en el segundo tiempo)

La cuestión está pareja. El del rojo (ex Argentinos) metió 3 goles, fue figura pero se llevó una amarilla (eso suma 14 puntos) mientras que el mediocampista de Victoria hizo 2 goles y fue figura (también 14) Lo que va a definir entonces es la calificación del gran diario argentino, pero, si hay algo que está claro, es que los equipos que tengan a los dos jugadores van a pelear arriba esta fecha.

La tercera fecha de la Edición Liyo también mostró la vuelta al gol de varios históricos. El Bichi Fuertes metió uno y fue la figura de Colón, asistiendo a otro delantero que hacía rato no andaba bien: Lucas Valdemarín. El indiecito Solari la picó con clase y debutó en la red para el Ciclón. También en San Lorenzo, volvió al gol Néstor Silvera.

Otro que volvió al gol fue Mauro Boselli (el jugador más elegido del juego). El del pincha hizo su primer gol en el Gran DT – Edición Liyo y le dio un poco de rédito a los que invirtieron en él.

Martin Morel, desde el banco

Martín Morel, desde el banco.

En Boca y en River se da algo curioso. Con la Sudamericana dando vueltas y las lesiones de Palermo y Falcao, los delanteros suplentes y económicos de los dos grandes (Viatri, Noir, Rios) van a tener mucho juego. Rios metió uno contra Vélez, pero los juveniles de Ischia vienen bastante secos. Noir se comió un gol imposible contra Argentinos y Viatri metió un solo gol en lo que va del torneo.

En esta fecha hubo cuatro defensas invictas, Argentinos (Y su arquero Sebastián Torrico), Boca (Mauricio Caranta), Godoy Cruz (Nelson Ibáñez) y Rosario Central (Jorge Broun)

Etiquetado , , , ,

El Fútbol es cosa de Mujeres

Al igual que en la primera fecha, la ganadora de los 10.000 pesos de Clarín fue una mujer. Esta vez, le tocó el turno a Bernadette Pamela Portugal con 114 puntos (dijo que jugó con 10, para los que andan llorando).

Para no ser menos, la segunda fecha de la Edición Liyo también quedó en manos de la única mujer del torneo: Adriana Soledad Fiant, DT del rendidor Deportivo Cachuso. Gracias a estos 87 puntos (148 entre las dos fechas), el Deportivo Cachuso trepa a la cuarta colocación de la Edición Liyo.

El podio de la fecha se completa con el San Pablo de Pablo Capanni con 84 puntos (131 en la general) y Los Gatoreit de Rodrigo Martínez con 81 (155 en total)

Ya pensando en el largo torneo y no tanto en lo efímero de una fecha, hay que destacar el primer lugar de Los Gatoreit, gracias a sus dos podios consecutivos. El segundo lugar es para Los Chicos de Ferguson de Jonatan Quintana, sostenido por su exitoso debut y completa la terna El Palotes de Pablo Basili, que también se está convirtiendo en un habitué de los podios.

Cabe destacar también la incorporación de diez nuevos equipos al Gran DT – Edición Liyo. Como perdieron los puntos de la primera fecha, Liyo quiere remarcar el desempeño del Ruscu´s de Pablo Rumi Sánchez (65 puntos) y de Exprimidores de Nicolás Crozzoli (64), quienes, pese a la desventaja, superaron en puntos totales a varios equipos con dos fechas disputadas.

Palacio no juega en la semana

Rodrigo Palacio no juega en la semana

En lo sucesivo, se viene mucho fútbol seguido, con fechas entre semana.  Ya hay varias bajas, expulsados y cambios para guardar jugadores (Ischia confirmó que va  a guardar a Palacio) por lo que recomendamos hacer cambios en la página del Gran DT. Los próximos 10 días serán claves para determinar quién se queda con la Edición Liyo.

Etiquetado , , , , ,

Gol de defensor vale 6

Segunda Fecha – Gran DT – Edición Liyo

(Esperando los resultados finales)

* En un fin de semana sin grandes figuras sólo Adrián González, el monstruo de la fecha, hizo más de un gol y se quedó con 25 puntos Gran DT. Incluso en Gimnasia (J) 4 – Huracán 3, los 7 goles se los repartieron entre 7 jugadores. ¿Y qué pasó con Sand? Los que lo pusieron esperando repetir el triplete anterior se quedaron manija. El correntino se olvidó de cambiar los cartuchos, se ve.

* San Lorenzo y Rosario Central le aportaron defensores con gol a la fecha. Adrián González y Alexis Danelón aprovecharon el plus por gol de defensor. El de San Lorenzo, metió 2.

* River y Arsenal empataron en 2 goles. La decepción millonaria: Diego Buonanotte. Uno de los 2 jugadores más caros del Gran DT (el otro es Riquelme) no sólo no hace goles, ni juega bien sino que fue amonestado en los dos partidos.

* Boca e Independiente no dejaron más que expulsados para el lado de Avellaneda. Primero, el Rolfi Montenegro que defraudó en este partido a los que invirtieron 12.500.000 en él y segundo Guillermo Rodríguez que por acogotar al juez de línea se va a comer varias fechas. En Boca Palacio cumplió con un gol.


* Sólo 5 arqueros mantuvieron su valla invicta y ganaron el bonus de 2 puntos. Cristian Lucchetti (Banfield), Sebastián Blázquez (Colón), José L. Martínez Gullota (Racing), Daniel Islas (Tigre) y Germán M. Montoya (Vélez). Los defensores titulares de estos equipos también recibieron un punto extra.

* En esta fecha, se suman a la Edición Liyo casi diez equipos más, por lo que ser el mejor de la semana va ser cada vez más complicado. Los nuevos equipos aparecerán en las estadísticas cuando Clarín actualice los resultados finales.

Etiquetado , , , , ,

GRAÑA Y SU CALAÑA

A raíz de algunas imagenes que vi recientemente en televisión me acordé de eso de que los periodistas son peor que la policía; aunque en este caso no tengo que hablar de periodismo en general, sino de cierto periodismo que sigue una misma línea y que tiene, o tuvo excluyentemente en un tiempo, a Rolando Graña como cabeza de grupo. La calaña a la que alude el título (pensando en los momentos específicos que pasé frente al televisor) son dos criaturas que supieron estar sentadas al lado del propio Graña: Martín Siciolli por un lado y Facundo Pastor por el otro. Los dos, en los últimos quince días, tuvieron apariciones rutilantes en la televisión abierta.

Facundo Pastor nos mostró cómo opera y sobre todo cuáles son las armas de seducción de un pedófilo. Un productor del programa, haciéndose pasar por un chico de 14 años, agregó a sus contactos del Messenger a un artista plástico de más de 40 con antecedentes penales por abuso sexual infantil, y de a poco empezó a entablar una relación que, según Pastor, fue subiendo de tono considerablemente. Después de varios días de chat (analizados de manera crítica incluso en el noticiero de las doce por el propio Facundo Pastor) el productor concertó la cita, Pastor sacó las cámaras a la calle, y empezó esa constante estética que caracteriza a estos tres exponentes del periodismo de autor: esa donde se captura al acusado en fragancia, y se lo persigue tratando de alargar la situación lo más posible mientras se le grita “estás cometiendo un delito y yo estoy haciendo mi trabajo”. Las personas que pasaban por la calle a su vez, rápidas de reflejos, le gritaban “pedófilo” al acusado y se le plantaron adelante de los taxis para que no se escapara. Pastor corresponde a una clase de periodismo policíaco que se erige como defensor de un chico de 14 años porque cree que a esa edad uno no puede hacerse responsable de sus decisiones sexuales, y al mismo tiempo sostiene que, por la maldita inseguridad, habría que bajar a 14 la edad de imputabilidad de una persona basándose en la capacidad del chico para discernir lo que está bien de lo que está mal.

Martín Ciccioli, por su parte, compró un par de patentes por izquierda, puso originales y truchas en dos Chrysler negros 0 KM, y pasó por un operativo de tránsito con los dos autos gemelos uno atrás del otro para ver qué pasaba. Lo que pasó fue que los conductores de los dos autos (Pablo Granados con peluca, y Pamela David con escote) terminaron presos. Durante el arresto Ciccioli pretendió todo el tiempo que los dejaran en libertad por el solo hecho de ser famosos y estar llevando cámaras encima. Acá la pregunta es bastante concreta: ¿se puede ser TAN pelotudo?

Para hacer homenaje a estos adelantados del periodismo argentino recordemos un momento memorable en la televisión vernácula, justamente de la mano del mayor mentor ideológico de estos Toms Wolfes: el video donde Graña se anima a la ayahuasca y las repercusiones mediáticas que trajo aparejado en aquel momento:

Etiquetado , , , , ,