Archivos Mensuales: noviembre 2013

HAY UN LIBRO QUE SUBTITULA “LA CONSTRUCCIÓN DEL ORDEN NEOLIBERAL”

Por Rosa O´Henry

Cuando Cafiero perdió aquella interna con Menem, sus militantes (que eran muchos más que los del Turco) le preguntaron: “¿este tipo, con quién va a Gobernar?”, a lo que Cafiero les respondió: “Con todos ustedes, muchachos”.

1990-menem-diego-maradona-y-cafiero-julio-1990

Etiquetado , , ,

LA BOLUDITA DE GREENPEACE

Nicolás De La Plaza -abogado neomenemista y master en Derecho del Petróleo en The University of Oklahoma- escribió una nota para Infobae, sobre el affaire “Greenpeace en Rusia”, que al principio no fue publicada, o borrada del sitio. Según él, censurada. La cuestión, como en este y este otro post, devino en ágora ideológico, dejando comentarios de todo tipo en las redes sociales. Por ejemplo: “la piba es una alienada pero este artículo es lobby petrolero camuflado de ‘crítica cultural'”. La nota:

camila greenpeace

Por Nicolás De La Plaza (en principio para Infobae)

La imagen de Camila agarrando los barrotes, con el peinado de una chica de 20 años. Con mirada entre guerrillera y entusiasta de mirar tele con la mamá. Camila, en sus twits, decía que estaba aburrida, que no le entendía el sentido a la vida, que buscaba hacer algo por algo, pero no sabía qué ni por qué. Si le agregás una pizca más de angustia cerraba su profile en el de una suicida.

Esos que el vivir les quema el alma.

Greenpeace es una organizacion mafiosa, facista, ya antigua, desfasada, cavernícola, neomedieval, pero por sobre todas las cosas es capta-boludos. Boludos como Camila, que le deprimía dormir la siesta.
El lenguaje de Greenpeace es difuso, vive de golpecitos insignificantes. Estilo el boludo de Pergolini vestido de oso yogui. En Europa salen a andar en bici en culo para incentivar quién sabe qué protesta por las pieles. En Europa está lleno de Camilas. En los 80 se escuchaba punk y se inyectaban heroína, en los 90 lo mismo, en el 2000 pasó algo, la generación “película The Beach” con Di Caprio cazando tiburones en una comunidad neonazi. 23 boludos autopresos en una isla esperando el viajecito mensual al continente para que le traigan baterías para el GameBoy. Subsumidos en la exageración simbólica fetichista de los efectos del porro, toda la vida rodeando eso, un pucho que te marea.
La generación del 2000 aburrida y sin drogas duras estaba condenada a desaparecer bajo el vil sistema que dejamos atrás en los 50, el tipo que labura, la madre que hoy labura, los chicos al colegio. Un flagelo.
Pero llegó el fracking, un sistema de extracción de petróleo a 3000 metros de profundidad promedio que imprime nanofracturas en reservorios de petróleo y gas para extraerlo. Igual que el de toda la vida de los últimos 120 años, pero con un toque extra. Un toque extra que permitiría a los boludos de The Beach seguir jugando con sus GameBoys en los recreos de jugar a ser granjeros. Antes que los masacren los buenos.
The Beach, dirigidos por una nazi casada con otro nazi, comiendo lechuga y tomando agua de lluvia, parece ser el modelo de civilización nueva que nos ofrecen los eco-fascistas de Greenpeace, una organización escindida de otras “fundaciones” anteriores que se dedicaban a expulsar de sus tierras a miles de pobladores africanos para hacer “reservas naturales” en donde puedan pastar elefantes, mientras condenaban a millones de seres humanos a vivir confinados en zonas no fértiles, alimentados por misioneros y luego la ONU.
Los mismos que hoy no quieren que haya petróleo, porque invirtieron todo su dinero en acciones de empresas de generación de energías alternativas al petróleo que son obsoletas.
Camila es una boludita de 20 años como muchas otras que les “deprime” ir a laburar. Del otro cuarentón hoy liberado hablaré en otra edición, porque merece un artículo aparte.
***
APÉNDICE A “LA BOLUDITA DE GREENPEACE”
La nota finalmente fue subida de nuevo en Infobae, con el título cepillado. Antes, De La Plaza pedía la replicación del post en blogs alternativos:
Ziberial
Etiquetado , , , ,

¿QUIÉN PAGA 678?

Por Jorge Schussheim (en su muro de facebook)

678 1Voy a tratar de terminar con el mito de que a 678 se le paga con el dinero de los impuestos de “todos los argentinos”.
Las tandas (12 minutos por hora, 18 minutos por programa de 1,5 horas) están repletas de anunciantes de primera: Lever, Procter & Gamble, las telefónicas, Kraft Foods y así. Ninguna de estas empresas hace publicidad por compromiso en grandes medios ni obras de caridad con sus prespuestos publicitarios.
Por el contrario, son cuidadosamente planificados para obtener el mejor value for money para sus PBR (Puntos Brutos de Rating). O sea, boludos no son ni comen vidrio.
El tarifario oficial de Canal 7 para 2013 publica $1.800 por segundo para 678.
Un gran anunciante obtiene alrededor de un 45% de descuento sobre ese precio, es decir que lo paga a razón de $ 990.
18 minutos de tanda a full, representan pues, $ 1.069.200, que por 6 dias a la semana nos dan la bonita cifra de $ 6.415.000.
A los escépticos les recomiendo no que miren el programa, sino las tandas y verifiquen, cronómetro en mano lo que acabo de escribir.
Esta es la fuente del tarifario.

Como único comentario adicional, la tarifa que publica canal 13 para su programa PPT (Jorge Lanata) es de $12.000.
Sí, leyeron bien: DOCE MIL pesos por segundo.

678 2

Etiquetado , , , , ,

MILANESAS CON SCHOCKLENDER

Por maf, hace un par de años, en algún blog:

schocklender 1

Ayer, en la sesión de análisis, estaba hablando de la oralidad. Después, a la vuelta, por el camino, sin pensar en el asunto, me compré el chocolate más grande que he visto en un quiosco, un Cofler de 450 gramos.

Mientras masticaba chocolate, miraba a Asís en una entrevista por la tele. Qué divertido es siempre escuchar a Asís, ¿no?

Después, antes de dormirme, vi las noticias sobre Schocklender, y me acordé que hace unos 10 años maso, el pibe estuvo un día en mi casa. Iba de paso para el sur, ya era el ahijado de Hebe. No quería dormir en un hotel porque no quería prensa (se sabe que los hoteles son buchones de la prensa), y algún conocido común le dijo que podía parar en mi casa.

Hice unas milanesas a la napolitana con papas al horno y una ensalada de achicoria. Nos comimos como 3 milanesas cada uno. Yo tenía de Sergio esa imagen de tipo medio rígido, con ojos vidriosos y casi inexpresivo, siempre vestido pobremente de negro arratonado, que había visto en el programa de Grondona. Y también tenía en mente la historia medio corta del sufrimiento carcelario que había leído en su librito. Pero el tipo me pareció muy normal, hacía chistes, hablamos de política. Incluso se copó con mis copias de grabados de Brueghel. No recuerdo bien, pero creo que durmió en la biblioteca del entrepiso.

Después no nos vimos más. ¿Y ahora parece que tiene miyones acovachados? ¿Tiene una Ferrari o algo así? ¿Un tipo que está con Hebe no es un socialista? ¿Para qué quiere un socialista un cacho de hierro que vale como cuatro casas? ¿A dónde va tan rápido? ¿Por qué un hombre de izquierda acumula capital en bolsillos sin fondo? ¿Será porque es judío? ¿Alguna persona de bien necesita tener más que un par de casitas y unos ahorros como para divertirse un poco y luego no andar zozobrando en la vejez? Yo no sé. Lo dudo. Ojalá sean todas mentiras de la derecha.

Etiquetado , , ,

PANFLETO QUE CIRCULÓ EN ROSARIO EN 1957

El panfleto, firmado por “Juancito”, exhortaba a los peronistas a elegir su propio “gorila”. El título era “Todo el mundo debe tener uno” y decía así:

“Elíjalo en su club o dondequiera, cuídelo, pero sea un poco perverso, haga su vida divertida. Cualquier cosa servirá; rompa sus ventanas, haga pis en su jardín, mándele notas anónimas, haga sonar su timbre a las tres de la mañana. Cuando llegue la hora indicada el hijo de puta sabrá que es un hombre marcado.”

gorila

Etiquetado , , , ,

UN POEMA DE BRECHT

Estoy sentado al borde de la ruta,
el conductor cambia la rueda.
No me gusta el lugar de donde vengo.
No me gusta el lugar adonde voy.
¿Por qué miro el cambio de rueda
con impaciencia?

(Brecht, 1953)

Etiquetado ,

PAPELES (EN REYES) DE L.V.

reyesNo conseguí pirotecnia en el Matadero. Pero el kiosquero de abajo del edificio de Gaspar nos consiguió petardos. “¿A quién se los van a tirar?”, nos preguntó. La mayor parte se la tiramos a él, desde un balcón del piso 12. Uno lo tiramos en Jaures 220, a una cuadra de la federal. Suenan como si fueran disparos. En la Plaza Central alguien preguntaba desde un micrófono: “¿dónde están los chicos especiales?”. Se estaba corriendo la maratón de reyes, y al parecer los habían perdido. Dentro de nuestro recorrido la plaza apareció más de una vez. En ningún momento vi nada de ninguna carrera. Cuando bajamos por el ascensor en el hall había tres viejas alborotadas. Yo tenía puestos esos lentes ridículos. Íbamos, lógicamente, drogados. La portera se sorprendió cuando me vio con esos lentes. “Se viene el frío” me dijo. “Sí” le contesté (como si eso explicara los lentes ridículos). En un momento de la tarde compré un agua mineral en otro kiosco, al lado del edificio. “¿Van a tomar la lechona?” preguntó la portera. “No”, le dije yo, “es agua”, y le mostré la botella transparente. La portera se rió y dijo que los que toman la leche son los guachos. No dijimos nada y desaparecimos por el ascensor. En una de esas salidas casi me mato. Íbamos caminando y quise verme en un reflejo para ver qué tan ridículos eran esos lentes y pisé un bicicletero. El tipo que venía caminando enfrente mío no se hizo  cargo. Los lentes son dos cuadrados negros como televisores de payaso de circo. Mucha gente que pasaba por abajo se asustó cuando le explotó un petardo al lado del cuerpo. Todo el tiempo estuvimos tirados -ni resto físico ni mental. Los petardos, desde abajo, suenan como un disparo seco. En la Plaza de los Incas fumamos, paró la policía, un momento levemente paranoico. La Plaza Central estaba llena de chicos especiales con números en el pecho. El tránsito estaba cortado y había cuadras enteras de autos que casi no podían moverse. Un malabarista que estaba en la esquina del museo con pantalones a cuadros rojos empezó a seguirnos. Después desapareció. “No le digan a nadie que yo les vendí estos petardos”, dijo el kiosquero y después le cayeron todos al lado del kiosco. Los trajo en el auto de cobacho. El primer petardo (cuando todavía no sabíamos cómo explotaban) explotó al lado de la rueda de un auto y pudimos ver una explosión de humo blanco. En uno de los últimos cruces por la Plaza Central vimos la basura que quedó de la carrera y gente volviendo con trofeos en la mano. Viejas con trofeos. Creo que NADIE corrió la maratón de reyes.

Etiquetado , ,

LA LETRA “K”

“La letra K ya no designa un narrador, ni un personaje, sino un dispositivo tanto más maquínico, un agente tanto más colectivo cuanto que es sólo un individuo el que se encuentra conectado a todo eso en su soledad.”

Etiquetado , ,

DANIEL SANTORO

santoro

“Hace un par de años estaba por Viamonte, pasando por el Rectorado de la Universidad y había un quilombo, estaba el Partido Obrero, el MST, trosquistas, cortando la calle. Vino la infantería y, como era todo muy pacífico, trajo los escudos plásticos y empujaban a la gente para que permitieran un carril para pasar. Los chicos estaban indignados, escupían y tiraban cosas, cantaban contra la cana. Yo pasé por el lado de la cana y los veía de frente a los chicos, todos rubios y bien alimentados. Veías la cara de la cana, unos negrazos, y pensaba: estos pibes, cuando termine esta función, se van a ir caminando a Caballito a Barrio Norte, ahí no más, y el cana tiene que irse después a Aldo Bonzi, cuatro horas de micro, en la loma del orto mal. Y yo sentí una cercanía espiritual con la cana, estoy más cerca de la cana que de los tipos estos.”

Etiquetado , , , ,

MARTÍN CAPARRÓS KIRCHNERISTA

lanata y caparrósNo sé qué opinará ahora, pero durante los 90 “quien mejor comprendió y expuso el perjuicio que provoca el discurso omnipresente sobre la corrupción fue Martín Caparrós, con su advertencia contra el ‘honestismo’: si sólo vamos a hablar de la corrupción, terminamos invisibilizando las diferencias entre las opciones políticas que afectarán nuestro futuro:

‘O sea: si este mismo sistema estuviera administrado sin la menor fisura, habría –supongamos– un tercio más de recursos para hospitales y escuelas, y los pobres tendrían un poco más de gasa y un poco más de vacunas y un poco más de tiza –y los ricos seguirían teniendo tomógrafos y bypasses al toque y computadoras en el aula. Quiero decir: si todos los políticos fueran honestos, todavía tendríamos que tomar las decisiones básicas: en este caso, por ejemplo, si queremos que haya educación y salud de primera y de segunda, o no. Si queremos que un rico tenga muchísimas más posibilidades de sobrevivir a un infarto que un pobre, o no.’ “

Etiquetado , ,