Archivo de la etiqueta: plaza de mayo

2×1 LAS PELOTAS

En la historia del orden visual pocas cosas van a superar el mar de pañuelos blancos en la Plaza de Mayo: una producción colectiva que la vanguardia menos ingenua ni siquiera hubiese imaginado.

panuelos2

 

Etiquetado , , ,

BUENOS AIRES, 05/05/2011

Por L.V.

lven av. santa fe esta vez casi lo primero que vi fue a una vieja tirada en la vereda tocándose la panza sucia mientras se levantaba el pulóver abrigado y se contorsionaba en el piso como si estuviera en éxtasis. a 10 metros un linyera estaba sentado y tomaba agua de un bidón grande con flores adentro, metidas a la fuerza supuse para darle gusto al agua. me compré un jean y la chica que me lo vendió era hermosa, pero no en términos tradicionales sino al pensarla para que estuviera conmigo, completando mi blancura con su piel más negra. cuando salí por av. pueyrredón lo crucé a alan pauls caminando muy rápido, y es alto. me econtré con h.a., comimos un revuelto gramajo cerca de la sociedad rural y después me fui por cuestiones laborales a la parte de atrás de la feria para entrar y recorrer qué cosa: 2 libros “¿qué es la burocracia?” de max weber, y “la mente del hombre de estado” de maquiavelo. me escapé. me fui de esa feria donde no hay nada grandioso en primera instancia y me bajé en plaza de mayo, donde por no ver el nombre de las calles empecé a caminar en círculos buscando la calle bolivar, que es la del cabildo. entonces llegué a la terraza balcón de h.a. y vi atardecer sobre los edificios plateados de puerto madero. mientras tanto, anibal fernández estaba presentando su libro en la feria y yo nunca lo supe. igual el viaje hasta san telmo valió la pena porque metí en el bolsillo de mi pantalón nuevo un pedazo y me lo traje. me subí al 29 y el 29 anduvo y anduvo y se llenó de gente hasta el absurdo. había un rubio muy prolijo apoyado al lado mío en esos caños que hay en el hueco que queda me parece para los discapacitados. en un momento le hizo una seña a alguien y una señora también rubia, de unos 50 años se dio vuelta pensando que era para otra persona atrás suyo y no, era para ella la seña y entonces el pibe le dijo “venga señora y apóyese acá para descansar las piernas” y la señora le dijo “no gracias”, sorprendida porque como ella había otras señoras de 50 años o más. entonces el pibe le dijo “después no me diga que no le avisé, seguro que viene cansada del trabajo” y la señora sonrió pero dijo “no, está bien, no te hagás problema”. al rato pidió permiso y vino y se apoyó en los caños en el medio entre el rubio prolijo y yo, y se puso a hablar con el rubio. los miré y vi que se parecían mucho. no pasó nada, no había nada sexual ahí, el pibe se bajó en el jardín botánico y a otra cosa, pero la escena me dejó el parte de una lógica que está muy lejos de ser la nuestra, y que por un momento incluso llegué a envidiar.

cuando me bajé caminando por la calle monstruosa lateral de la feria para ir de nuevo a la parte de atrás llamé por teléfono a mi jefa y me dijo que estaba en otro lugar, solucionando no sé qué problema, un desmayo, pero que intentara entrar de todas formas. entonces llegué a la puerta de atrás y le dije al policía que yo era parte de una comitiva de tal cosa, y el tipo puso cara de asco y me dijo “vení mañana”. yo le dije “no, mañana no puedo, hace 7 horas entré por esta misma puerta, si querés buscala a dora y ella te va a decir, está en el stan 447”, y el tipo puso más cara de asco y me preguntó si era una gorda con la cara así, y puso sus manos como atrapando una pelota un poco más grande que su propia cara. yo le dije que sí y entonces me dijo “pasá”.

en el colectivo de vuelta miré las avenidas de noche, las calles cerradas alternando con monumentales lugares abiertos y entendí cuál sería la angustia que sentiría al vivir ahí, cuando después de unos días entendiera que esa ciudad no es una ciudad para ser visitada, sino para ser habitada, que es una ciudad que fue construida por hombres para ser vivida, es decir para que gente viviese sus vidas todos los días, por lo que se reduciría a la condición de marco, inmenso, el marco más grande que yo pueda concebir en mi acotada concepción, pero un marco y no otra cosa al fin de cuentas. esa sería mi angustia, una angustia bastante terrible por momentos, y ahora entonces me doy cuenta.

Etiquetado , , , , , , ,