Archivo de la etiqueta: canon

El ojo trasandino (que nos mira)

Hace un tiempo encontré un texto, en algún sitio de internet que ya no me acuerdo, del escritor chileno Roberto Bolaño que trata sobre el canon de la literatura argentina, y lo guardé en mi disco rígido. Ahora, releyendo unas cosas viejas, lo volví a encontrar y decidí postearlo, justo hoy,  en vez de ponerme a escribir la necrológica que merecería Fogwill. Un gesto extraño,  capaz un manotazo de ahogado, sobre todo porque en el texto de Bolaño Fogwill ni siquiera figura. Están Hernández, Güiraldes, Mallea, Marechal, Borges, Mujica Láinez, Arlt, Sábato, Cortázar, Bioy, Gombrowicz, Piglia, Aira, incluso Soriano y hasta el marginal Osvaldo Lamborghini. Pero Fogwill no figura.  Una oración del propio texto de Bolaño podría actuar como una puesta en abismo, o un epígrafe a la muerte de este Fogwill que no se nombra: “La literatura es una máquina acorazada. No se preocupa de los escritores. A veces ni siquiera se da cuenta de que éstos están vivos.” De todas formas hay que admitir, ante la imposibilidad de escribir el obituario que tendría que escribirse hoy, que esto es lo que es: no un homenaje heterodoxo a la figura de Fogwill, el día de su muerte, con un texto que reflexiona sobre el canon de la literatura argentina al tiempo que lo esquiva como figura central, sino una mirada chilena altamente influenciada por Borges, de lo que vendría a ser la literatura argentina. Dice así:

“Es curioso que fueran unos escritores burgueses los que elevaran el Martín Fierro, de Hernández, al centro del canon de la literatura argentina. Este punto, por supuesto, es materia discutible, pero lo cierto es que el gaucho Martín Fierro, paradigma del desposeído, del valiente (pero también del matón), se alza en el centro de un canon, el canon de la literatura argentina, cada vez más enloquecido. Como poema, el Martín Fierro no es una maravilla. Como novela, en cambio, está viva, llena de significados a explorar, es decir, conserva su atmósfera de viento o más bien ventolera, sus olores a intemperie, su buena disposición para los golpes del azar. Sin embargo, es una novela de la libertad y de la mugre, no una novela sobre la educación y los buenos modales. Es una novela sobre el valor, no una novela sobre la inteligencia, mucho menos sobre la moral.

Sigue leyendo

Anuncios
Etiquetado , , ,