CRÓNICA DESDE LA ZOMBERA (II)

Por Rosa O´Henry

Con carita de virgos invaden los ministerios y toman notas. Encargan café y espantan los muebles mientras ponen jeta fea por las dudas. Las secretarias dan pasitos apresurados y demuestran orgullo, arrugan papeles viejos y proponen el cambio.
El Sultán de Ritmo mira sonriente a sus lacayos, cobran como negros, ponen cara de rubios y efectivizan órdenes con ahínco. Cada tanto cierran los ojos y se imaginan felicitados por algún carancho que abrió una escuela de meditación.
Una lluvia de lapiceras cae sobre los escribas que redactan resoluciones a rolete en pos de la alegría. Otros prefieren manos en los bolsillos y elijen el dictado desprolijamente mecanografiado por sus bobas facinerosas. La mesa quedo sin levantar y millones de datos avanzan sobre las migas, manchas de vino hay pocas, nadie llenó lo suficiente las copas y no derramaron.
La aurora los puso grandotes y con la tardecita se desinflan. Pero no hay nada como el deber cumplido: todo lo eliminable está en miras de no estar más, las cosas en su lugar, el yogurth en la heladera y los pibes de la esquina en los altos hornos. Sus hermanitas de sol a sol en talleres de costura.
Sí se puede, sí se puede, sí se puede, sí se puede… Sri Sri.

zombera 2

Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: