9 CITAS

 

DE SIN RUMBO; CAMBACERES, 1885

camba

[AVISO: REVELAN CUESTIONES CENTRALES DEL ARGUMENTO]

 

1.

“Y en un momento de empalago, de cansancio, de repugnancia profunda, los viajes, la Rusia, el Oriente, la China, el mundo y siempre y en todas partes, bajo formas varias y diversas, el mismo fondo de barro.”

2.

“Media hora después cerraba los ojos sobre estas palabras de Schopenhauer, su maestro predilecto: ‘el fastidio de la noción del tiempo, la distracción la quita; luego, si la vida es tanto más feliz cuanto menos se la siente, lo mejor sería verse uno libre de ella'”

3.

“Abandonado Andrés a su negro pesimismo, minada el alma por la zapa de los grandes demoledores humanos, abismado el espíritu en el glacial y terrible ‘nada’ de las doctrinas nuevas, prestigiadas a sus ojos por el triste caudal de su experiencia, penosamente arrastraba su vida en la soledad y el aislamiento.”

4.

“- Déjense de perder su tiempo en iglesias y en escuelas; es plata tirada a la calle. Dios no es nadie; la ciencia un cáncer para el alma. Saber es sufrir; ignorar, comer, dormir y no pensar, la solución exacta del problema, la única dicha de vivir. En vez de estar pensando en hacer de cada muchacho un hombre, hagan una bestia… No pueden prestar a la humanidad mayor servicio.

Luego, como aligerado del peso de la carga de bilis que acababa de arrojar, impasible sacó el reloj.”

5.

“Buscaba sólo en el favor de las mujeres, de cualquiera mujer, una mera distracción, una tregua, siquiera fuese pasajera, al negro cortejo de sus ideas, al tormento de su obsesión moral.”

 6.

“- El padre de esa criatura soy yo, sépalo usted, sépanlo todos, imbéciles -vociferó Andrés fuera de sí, diciendo a gritos su paternidad, como haciendo alarde de proclamarla a voz en cuello, y como si al desvanecer así las sombras acumuladas en torno de la cuna de su hija, hubiese querido a la vez acallar de un golpe las murmuraciones de los otros, poner una mordaza a aquella chusma.”

7.

“- Aquí tiene a su nena, señor (…) ¿Qué le parece?

(…) Eso era su hijita, aquel paquete informe de carne hinchada, amoratada; la abertura que miraba allí, en el medio, redonda, húmeda, encarnada como la boca de una llaga, era una boca; unos ojos aquellas dos placas turbias, opacas, incoloras, sin expresión ni vida; una voz, un llanto humano, aquel maullido…”

8.

 “Su hija, su Andrea en quien todo lo cifraba, su hija, cuya sola aparición, cuyo solo nacimiento había bastado a revelarle, a él, viejo y descreído, a él cansado de vivir, el secreto de otra vida, de otra existencia desconocida y nueva; esa en la que también se sufre porque el destino es sufrir, pero se hace y se deja sufriendo y se goza dejando.”

9.

“Imperturbable, siguió andando, llegó hasta descolgar de la pared un cuchillo de caza, un objeto de precio, una obra de arte que junto con otras armas antiguas tenía allí en una panoplia.

Volvió, se sentó, se desprendió la ropa, se alzó la falda de la camisa, y tranquilamente, reflexivamente, sin fluctuar, sin pestañear, se abrió la barriga en cruz, de abajo arriba y de un lado a otro, toda…

(…)

– Vida, perra, puta… -rugió Andrés; yo te he de arrancar de cuajo!…

Y recogiéndose las tripas y envolviéndolas en torno de las manos, violentamente, como quien rompe una piola, pegó un tirón.

Un chorro de sangre y de excrementos saltó, le ensució la cara, la ropa, fue a salpicar sobre la cama el cadáver de su hija, mientras él, boqueando, rodaba por el suelo…”

Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: