CÓRDOBA

victimo

Ésto podría llegar a ser la historia de una foto que no fue sacada, o todo lo demás. Es decir: todo lo que hay atrás de esa foto no hecha. Algo seguramente difícil, en el orden de lo sagrado, de la mancha, de la muerte, de un entierro obsceno. Hice todas las fotos menos una, algo acordado tácitamente con Facundo aunque no (en realidad todo fue verbal y explícito) que mejor la foto de las tripas al gato muerto abierto negro no la hiciéramos. Entonces quedaron todas las demás. El gato afuera del pozo, lleno de moscas con algunas heridas y después la tumba hecha con una baldosa en la frondosidad verde de la calle Córdoba. Córdoba desde hoy tiene su muerto y está bien que así sea. Y está bien que ese muerto sea un gato negro aparecido que se resistió incluso al entierro, y terminó abriéndose en el aire para quedar expuesto adentro del pozo con las tripas a la vista, terribles, probando no sé bien qué cosa de lo que estábamos haciendo con él. Cuando entramos el primer indicio fue una nube de moscas en un rincón y la figura de algo muerto azabache abajo. Lo segundo, la demoledora presencia de la muerte, fue un olor penetrante, de temprana descomposición. La mueca del gato era una mueca maldita. Córdoba ahora está maldita como el gato negro abierto, como nosotros que intentamos hacerle una sagrada sepultura, pero terminamos haciendo algo más bien de índole profana. Hay una habitación atrás, con una planta dada vuelta esperando por dos monstruos también invertidos y muertos que van a llenar de olor esa pieza, un olor fuerte también y con una presencia mortuoria. Estamos manchados. Así salimos de nuevo a la calle a tomar cervezas y seguir fumando hasta quedar distorsionados, envueltos en la misma atmósfera sagrada de nuestro gato negro abierto muerto profanado. Hicimos un pozo en la tarde. Trasladamos un gato rígido que se estaba pudriendo. Lo pusimos en el pozo y le echamos la tierra encima como si nos sobrara no sé qué margen de sensibilidad. Estamos perdidos, pero en el fondo no es un conocimiento nuevo y el gato lo único que vino a hacer con su aparición mortuoria y repentina fue ratificar algo ya sabido de antemano. Mostrarnos hasta qué punto estamos manchados, en qué nivel la maldición recayó encima nuestro, en este tiempo suspendido adonde parecía que la muerte había venido toda junta y se había tranquilizado por lo menos con nosotros. “Es un gato nada más” podés llegar a pensar. Que estoy exagerando, que no hay maldición y que no es que la muerte haya vuelto a decir nada. Yo te digo que un gato abierto así no puede ser nada más que un gato. Que si bien extra sensibilizados artificiosamente hay algo ahí, en el olor fuerte, en la mueca de la boca, en las heridas blancas e incomprensibles que están haciendo con nosotros un paranoide trabajo semiótico. No podemos no leer los signos de una aparición semejante. Córdoba es gris, incluso en esos días de sol amarillo al mediodía y está bien que así sea: tiene que sobrevolar a nuestras cabezas una nube constante. Tiene que confundirse siempre en el invierno que está llegando, despacio, incluso ahora con el calor te lo digo, tiene que ser siempre una sola gran cosa gris con su muerto encima. No tiene nombre. No nombramos en ningún momento al gato aparecido, nosotros que por los nombres tenemos cierta debilidad. Nos gusta la referencialidad sagital de ciertas informaciones incluso civiles. Pero el gato no tiene nombre ni lo va a tener. Es un gato y al mismo tiempo es una baldosa gris. Es un pozo y un cuerpo abierto haciéndose tierra. Una figura negra llenando una tumba. Es Córdoba en algún sentido. Así podría llamarse al fin de cuentas (maldita debilidad por las nomenclaturas). Nuestro gato negro muerto abierto aparecido, la maldición que siempre supimos teníamos encima, no tiene nombre pero calladamente podemos empezar a decirle “Córdoba”.

video:

Anuncios
Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: