A 20 DÍAS DEL ESTRENO DE “EL PUNTERO”

Hace un tiempo especulamos en Liyo cuánto tardaría el Grupo Clarín en usar la serie “El Puntero” como disparador de opiniones y análisis sobre el clientelismo kirchnerista. Bueno, llegó el momento. Este domingo 5 de Junio, en la versión web de Clarín se incluyen 5 artículos que hacen referencia directa al tema. Me parece importante destacar que, a diferencia de los responsables de “El Puntero”, muy preocupados por despegar la ficción de la realidad, en estos artículos se remarcan los muchos contactos de la serie con la realidad. También, de paso y como quien ni quiere la cosa, se hace referencia a las mentiras del INDEC y a la mayor presencia oficialista entre los punteros.

Bajo los títulos Punteros: virtudes, códigos y miserias de los que militan entre los más pobres, La serie que los retrataUn barrio que consiguió más de las ONG que de la política, Son mediadores de las políticas sociales y El clientelismo es lo que deja la pobreza el diario Clarín, en su suplemento Zona, se despacha a gusto con argumentos de todo tipo. A continuación, un recorte literal y, obviamente, parcial de los 5 artículos:

 *En general, los punteros solucionan problemas. Si no fuera así no tendrían legitimidad ni poder alguno. El problema es complejo porque la legitimidad de los punteros no excluye su dimensión más oscura . El Gitano del unitario “El Puntero” capta bien esta ambigüedad. El personaje de la ficción es tan capaz, como los punteros reales, de acercarse a la gente, comprender sus necesidades y acercarle soluciones, como de recurrir a la violencia, mezclarse con la droga y recibir coimas .

 *Los punteros son un fenómeno más complejo que la ausencia del Estado, ya que constituyen la presencia arbitraria y discrecional del mismo. Reciben sus ingresos del Estado y solucionan problemas con recursos estatales. Al hacerlo, someten los fines del Estado a sus propios intereses y a los de las facciones que representan. He escuchado cómo un puntero amenazaba con despojar de sus empleos municipales a dos seguidores que habían osado asistir a un acto en apoyo del candidato de una colectora rival. Este puntero consideraba que era una “falta de ética total aceptar un empleo y luego no apoyar a quien te lo consigue”.

 *El desencanto con los partidos y la creciente pauperización posibilitaron que el clientelismo cobrara mayor espacio, especialmente en el conurbano bonaerense. En este sentido, el clientelismo no es el problema, sino la consecuencia. El problema es la pobreza

 *(los punteros) Son referentes barriales y ayudan a los más necesitados. Pero también les exigen apoyo político. Y seleccionan por conveniencia a quiénes les llega el auxilio social. Clarín recorrió Barrio Nicole, en La Matanza. Y los vio en acción.

 *En el mundo de la pobreza real, donde falta casi todo, mandan los punteros.

 *Esos cooperativistas han conseguido el empleo gracias a Lily, la puntera kirchnerista, la que manda y hoy más que nunca, porque los oficialistas, en el mundo punteril, en la política barrial, son los que llevan las de ganar.

 *En mucho, pero no en todo, se parecen al personaje que compone Julio Chávez en El Puntero, la exitosa serie que al fin carga de política la pantalla de la tele y que es observada con atención en el mundo que retrata. “Me da náuseas, pero el programa es igual a la vida real”, dice Sara Flores

 *(sobre la serie El Puntero) ¿Es cierto? ¿Una exageración? La pintura es correcta, dice Rodrigo Zarazaga, sacerdote e investigador del fenómeno, que asesoró a la producción de la tira. Y es correcta, dice, porque muestra la “legitimidad” del liderazgo del puntero y sus lados oscuros.

 *La electricidad se corta por las noches. El agua siempre falta. Las cloacas son lo que se hizo a pala. Trabajo real hay poco o nada a pesar de los espectaculares índices del INDEC de Guillermo Moreno. La mayoría sobrevive por la venta ambulante, el cirujeo o los planes sociales.

 *Es allí donde el peronismo, que gobierna la mayoría de los municipios del conurbano -28 sobre 33-, obtiene una ventaja sobre los demás. Porque el puntero se alimenta de fondos públicos, casi siempre.

* (sobre el Plan Argentina Trabaja) un plan que da 1.200 pesos a cada cooperativista. Según el gobierno nacional, el Plan ya alcanza a más de 60 mil personas, pero sigue siendo muy selectivo. Los movimientos sociales enfrentados al kirchnerismo se quejan desde hace meses de no recibir el Plan. En el “Nicole” es así. Sólo Lily Galeano tuvo acceso al programa, con una cooperativa de limpieza que se supone que todos los días junta basura de las calles.

 *Y además están los fondos, que aseguran la continuidad de la política barrial. Los que arman la cooperativa recaudan 100 pesos por mes de cada trabajador. Lily no desmiente, pero tiene una respuesta: “Tenemos un bono contribución que aportan los que pueden pagarlo, porque estamos comprando un terreno grande para hacer el centro cultural del barrio.”

 *También se dice que no todos trabajan, que algunos cooperativistas apenas ponen su firma. “A esos les sacan 450 pesos”, denuncia Florinda, vecina de Lily.

 *También lo dice Sara Flores, un caso extraño en la política, ya que es hija de un diputado, del ex piquetero Héctor “Toti” Flores, de la Coalición Cívica (…)“Es indudable que Lily y los demás punteros son líderes reales, porque han hecho mucho por el barrio. El problema es que los vecinos quedan atrapados para siempre con ellos. Y eso está mal, es una extorsión”

 *“Ayudan, es verdad, pero después te agarran, te piden que los acompañes a los actos, tenés que militar para ellos, pedir que voten al intendente”, dice Claudia Quinteros, madre de 7 chicos, la carcajada más fácil de La Matanza.

 *“Juegan con la necesidad de la gente. Porque si no estás con ellos, te dejan para el último lugar. Y si un día tenés un problema, más vale que estés con ellos”, vuelve a decir Florinda. “Si a mí se me incendia la casa, Dios me libre, seguro que no me ayudan porque no milito con nadie”, agrega Claudia.

 *Son más de 10 millones los argentinos pobres, según las encuestas privadas, o unos 4 millones, según el INDEC.

(al pie de la foto que ilustra la nota, la cita a la nueva heroína de la oposición Beatriz Sarlo) CONMIGO, NO. CLAUDIA Y SARA, DOS DE LAS DE QUE RECHAZAN EL SISTEMA CLIENTELAR DE LOS PUNTEROS. CLAUDIA MILITÓ CON LA ORGANIZACIÓN QUE HOY RESPALDA AL GOBIERNO NACIONAL. SARA, ES HIJA DEL DIPUTADO “TOTI” FLORES
(al pie de la foto que ilustra la nota de Clarín, la cita a la nueva heroína de la oposición Beatriz Sarlo) CONMIGO, NO. CLAUDIA Y SARA, DOS DE LAS DE QUE RECHAZAN EL SISTEMA CLIENTELAR DE LOS PUNTEROS. CLAUDIA MILITÓ CON LA ORGANIZACIÓN QUE HOY RESPALDA AL GOBIERNO NACIONAL. SARA, ES HIJA DEL DIPUTADO “TOTI” FLORES

 *El Barrio “Nicole” no ha cambiado mucho en los últimos dos años, a pesar del crecimiento de la economía global del país,  pesar de los números formidables con los que el INDEC intenta demostrar una brutal, pero falsa, disminución de la pobreza.

 *Clarín recorrió el “Nicole” el martes pasado, exactamente dos años después de la publicación de un informe sobre el mismo barrio y sobre las mismas falencias. En aquella publicación, se mostraba cómo los punteros ofrecían trámites veloces para obtener documentos, cómo se ofrecían subsidios y promesas antes de las elecciones legislativas de 2009. Hoy, esa realidad no ha cambiado demasiado.

 *Pero el cambio más notable del barrio, sin embargo, está en la repentina aparición de casitas nuevas (…) Son casas que no construyeron ni el Municipio, ni el gobierno provincial ni el de la Nación. Las construyó una ong, Un Techo para mi País.

 *El término “puntero” hace referencia a una figura de “mediador” entre el Estado y la sociedad, una figura mucho más compleja que la que expresa la visión esquemática del intercambio de “favores por votos”. El término “mediador” pone de manifiesto que hay dos direcciones en la intermediación: la que va desde el Estado hacia la sociedad (que se correspondería con los “favores”) y desde la sociedad hacia el Estado (los “votos”).

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

7 pensamientos en “A 20 DÍAS DEL ESTRENO DE “EL PUNTERO”

  1. DP dice:

    Liyo: no se entiende de todo el post. Está, bien, vos recortás, ¿pero para qué? ¿Para demostrar que Clarín es opositor al gobierno nacional? Eso se sabe sin necesidad de leer el “Zona”…

    Decime: ¿está todo bien con el Indec? ¿Vos le creés?

    Además, no extraña que Clarin ataque al gobierno diciendo que los punteros oficialistas son mayoría (¿o no lo son?).

    saludos
    DP

  2. Liyo dice:

    DP:
    me alegro que hayas leído el post entero aunque más no sea para criticar.
    el objetivo de el post anterior (como se aclara al comienzo de este) era especular con cuánto iba a tardar el Grupo Clarín en utilizar la serie El Puntero para criticar al gobierno a pesar de todos los esfuerzos que hicieron para despegar la ficción de la realidad.
    quizás nosotros no seamos ni tan revolucionarios ni tan inteligentes ni tan reveladores como vos.
    te pido disculpas por eso.
    respecto al indec, estoy lejos de defenderlo. de hecho, hace años postié (no como liyo, sino como H.A.) negativamente contra moreno y el indec. hoy no coincido del todo con lo que puse pero sigo creyendo que es una contradicción con el discurso kirchnerista al igual que tantas otras cosas.
    de todas formas hoy pienso que quizás este gobierno (contando también el de néstor) no se hubiera sostenido sin algunas de las maniobras de moreno. por ejemplo, cuando hay inflación el peor remedio es la especulación ya que todos asumen que va a seguir subiendo todo y, por las dudas, aumentan. el indec, con su metodología cuestionable, disimula la inflación y, por tanto, reduce la especulación.
    la inflación, creo yo, no surge de un error del gobierno, sino de todo lo contrario. aumenta la plata en la calle, y con la plata la demanda, pero aumenta más rápido de lo que crece la producción, herida de muerte por menem y de la rua. con la demanda alta, suben los precios. entonces, como la inflación es inevitable, es mejor disimularla.
    otro ejemplo son los aumentos de ciertos alquileres, directamente vinculados a los números del indec.
    puedo aceptar que no comparto la mentira y el engaño, pero los fines últimos si, y en este caso, casi que los justifico.
    estoy tentado a decir que a ustedes la inflación se los hubiera comido crudos pero como nunca ganaron ni una intendencia prefiero no hacer especulaciones.
    saludos y espero que otros post te sean más estimulantes

  3. EM dice:

    El “fin último” de la intervención dle INDEC no fue frenar la especulación, sino tratar de generar un poco de ´”ilusión monetaria” que engrupiera a los asalariados para negociar paritarias por debajo de la inflación, moderando de esta forma la “puja distributiva” (que hoy en argentina está en el corazón de los problemas de inflación). Esto resultó exitoso en 2007, donde los aumentos salariales promedio estuvieron por debajo de la suba de precios, y el salario real cayó en beneficio de los empresarios. Aunque en los años posteriores este mecanismo ya no funcionó porque nadie le cree, el gobierno quedó encerrado en un callejón, y después se le ocurrió eso de que supuestamente servía contra los bonistas (lo cual no es cierto, porque subestimar la inflación te lleva a sobreestimar el crecimiento económico, y de tan generosos que estaban los K en 2005 entregaron cupones por crecimiento que aumentaron la carga de la deuda). Por otro lado, lejos de parar la especulación, la destrucción de cualquier índice creíble ha creado una excelente oportunidad de negocios: cada consultora lanzó su propio índice; cuanto menos creíble en INDEC, más “sensación de inflación” puede crearse (esto lo trato ampliamente acá http://puntoddesequilibrio.blogspot.com/2011/03/inflacion-moreno-y-boudou-le-abren-el.html). Los bonistas no pierden con la inflación, como pretende el gobierno (la mayoría está cobrando un buen interés y cupones por bonos que había comprado re baratos en default); los empresarios son compensados con subsidios. Los trabajadores del sector privado en blanco más o menos la piltoean. Pero los estatales y los trabajadores en condiciones precarias estamos siendo sopapeados por la suba de precios. En este marco, la truchada del índice que vos justificas es una tomadura de pelo, sin ningún contenido “popular” se la mire por donde se la mire.

    • Liyo dice:

      EM:
      Ley tu post. Muy interesante.
      Primero una aclaración importante: yo dije que “casi” justifico lo del indec y también que era una contradicción con el discurso oficial. Me parece (y sigo sosteniendo pese a tus argumentos) que fue una movida para combatir la inflación y que, en menor medida, sigue funcionando porque al no haber certezas (tanto el indec como las consultoras privadas generan más dudas que otra cosa) las cosas tienden a continuar como están. Si el indec o alguien del estado hubiera salido a decir que había mucha inflación esto hubiera sido un caos y quizás un gobierno, que no asumió con la mayoría popular/electoral que tiene ahora, no lo hubiera soportado. Quedará el tema de ver qué pasa cuando tengan que pagar el costo político y social de hacer mierda la credibilidad del organismo encargado de distribuir gran parte de la información del país. Ahí se verá si la movida fue efectiva o no. El tema de los “gris” del asunto de manipular datos no me parece tan terrible como no me parece terrible que se hagan cosas al borde de lo legal contra el Grupo Clarín, el campo, Duhalde, Macri. Es ideal? y no, la verdad que no pero tanto respeto por las instituciones a veces es contraproducente, sobre todo cuando las instituciones suelen ser bastante conservadoras.
      Respecto a que el fin último del indec fue engrupir a los asalariados me parece, como mínimo, paranoide. Tengo cierto respeto por este gobierno que me lleva a pensar que no van a gastar una carta tan jodida (como quitarle valor al INDEC) en algo así, ni siquiera por la cuestión moral del asunto, sino porque tampoco es algo que en este país valga ese costo. Convengamos, mal que nos pese, que para cagarnos nunca se necesitó de movidas tan al borde de lo obvio y lo grosero. Si quieren aumentarles menos a los trabajadores les aumentan menos y listo. Más ahora que tienen al monstruito de Moyano de su lado.
      En dos cosas si estoy de acuerdo: en el cuando menos dudoso trato del gobierno con ciertas empresas y en la terrible situación, en contexto inflacionario, de desocupados y laburantes en negro (como es mi caso) pero en esto la injerencia del INDEC es cuando menos anecdótica. Y la desocupación y el trabajo en negro se vienen arrastrando desde hace ya un tiempo y creo, porque lo veo y no porque compro la publicidad oficial, que realmente hay más y mejor trabajo. Que no todavía no alcanza, es cierto, pero bueno, votá a Cris en octubre y veamos que pasa. jejeje.
      un saludo

  4. EM dice:

    Liyo, ¿te parece que destruir el termómetro de la inflación (no otra cosa se supone que es el índice) puede contribuir a bajarla? ¿Como sería eso? ¿No es mas bien un guiño para la remarcación impune (que es justamente lo que viene sucediendo)? En principio, la existencia o no de un índice no puede ser la causa para un proceso económico generalizado como la inflación (y por eso no tiene sentido decir que destruir el índice es una medida de lucha contra la inflación como vos sostenes; ¿como es que operaría, cual es el mecanismo que liga la destrucción del indice y la disminución de los aumentos de precios según vos?), pero cuando este proceso ya existe, liquidar el índice permite amplificar los desequilibrios (cuando hay inflación, todos los agentes tienen motivos para ajustar sus precios; que no haya un índice creíble da más libertad para hacerlo más de la cuenta, beneficio que aprovechan quienes fijan precios, lease los capitalistas). Quisieron esconder el problema debajo de la alfombra de cara a las elecciones de 2007, y terminaron en un problema del cual no es fácil salir, al cual tuvieron entonces que embadurnar con banderas “nac & pop” como la lucha contra los buitres especuladores.
    Lo de que es para engrupir a los asalariados no es paranoide. El mismo gobierno que estaba truchando los índices impulsó que sus aliados sindicales fijaran todos acuerdos salariales debajo de la norma, como en 2007 todavía no estaba muy claro que corno pasaba con el INDEK esto funcionó como un relojito (ampliamos aquí http://puntoddesequilibrio.blogspot.com/2008/04/keynes-la-inflacin-y-los-salarios.html). No es un problema de “las instituciones”, sino a quien sirve socialmente, cual es el carácter de la medida; y bueno, son medidas que fueron parte de una batería de políticas para sostener un esquema específico de reproducción del capitalismo argentino (junto con subsidios y otras yerbas); de ahí su caracter burgués aunque parte de la propia burguesía critique la medida. Fue un manotazo de ahogado para emparchar el esquema de ganancias altas y salarios planchados conquistado por la devaluación. Hasta usinas oficialistas como CIFRA reconocen que el resultado del modelo de “crecimiento con inclusión” es una participación de los asalariados menor que en los noventa incluso.

    • Liyo dice:

      EM:
      nunca dije que la existencia o no del indec fuera el resultado de la inflación. la inflación existe por muchos factores, la mayoría de los cuales desconozco. creo llegar a entender que, como puse en respuesta a un camarada tuyo, el aumento de plata en la calle resultado de medidas de este gobierno y también al miedo al ahorro post 2001 generó mayor demanda que no pudo ser cubierta porque el aparato productivo no estaba a la altura (como pasa ahora con los barbijos en el sur, que se venden, según dicen xq no vivo ahí, a 35 pesos dada la excesiva demanda en relación a la oferta)
      Respecto a “destruir el termómetro de la inflación”; no creo que esa haya sido la intención del gobierno sino un resultado inevitable. la intención del gobierno fue negar la inflación para no generar mayor especulación. alfonsín reconoció la inflación y hubo hiperinflación. ibarra se hizo cargo de cromagnon y lo destituyeron. blumberg reconoció que nunca fue ingeniero y desapareció del mapa. desgraciadamente, acá el que se hace cargo, pierde. y al revés hay miles de ejemplos. moyano se sostiene a base de negar o hacerse el boludo en las múltiples causas que tiene. herrera de noble sigue abusando del “inocente hasta que se demuestre lo contrario”. y ambos siguen con su poder casi intacto. con la inflación pasa lo mismo. si el indec hubiera dicho que había inflación, hoy habría hiperinflación, no te quepa la menor duda. hay que ver, como ya dije antes, que pasa cuando tengan que pagar el costo de estas negaciones.
      después, hay una cosa de tu discurso (y también del tal Demian, ambos del pts) que no entiendo. terminan exigiéndole más al estado que yo que rechazo al peronismo pero simpatizo con el modelo ¿qué pasó con todo eso de ser antielectorales, de que el estado no sirve, de que la lucha empieza de abajo y que hay que generar conciencia en los trabajadores para hacer la revolución? a veces siento que lo único que hacen es llorar para que los K solucionen todo o, como marcaba LV a Demian en otro post, se pudra todo para que ustedes se vuelvan a sentir importantes derrocando un gobierno dirigidos desde las sombras por el aparato duhaldista.
      insisto con que para cagar a los trabajadores nunca se necesitó de tanta movida, más teniendo a los grandes representantes sindicales de tu lado dispuestos a entregar a quien sea por un poco más de poder, así que no veo la necesidad de escracharte públicamente de esa manera (el indec es algo que nadie, ni el más defensor del modelo, puede decir que esté bien)
      tampoco podés negar que desde el 2003 para acá bajó considerablemente el nivel de neoliberalismo y si vas a sostener que, con otras medidas, hoy podríamos vivir en una utopía marxista me parece que te hace falta un poco de perspectiva histórica.
      Respecto a la parte de CIFRA y las críticas al gobierno, primero no sé qué es CIFRA pero entiendo el concepto y no me parece un defecto sino todo lo contrario. En el kirchnerismo existe la diversidad de opiniones, los debates, las críticas y los desacuerdos sin necesidad de matarse como los peronistas ni de fundar infinidad de subdivisiones cada vez más minúsculas como las izquierdas así que bienvenidas sean las discusiones. qué sé yo.
      prometo, con algo más de tiempo leer el nuevo post q sugerís.
      saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: